martes, 12 de noviembre de 2013

de amentiras

https://draftin.com/documents/59908?token=oOa5A6NbnQxo4d_S6X7tbloGFKewCLQ-ftiWVz3ib7c

Una mala noche, mis amigos me convencieron de ir a una fiesta y todos menos yo, se la están pasando bomba, al resultar el menos agraciado del grupo mi suerte con el sexo opuesto resulta poco gratificante, al ver que todos mis amigos están muy entretenidos como acompañados me dispongo a realizar la graciosa huida, al salir de la casa donde estaba realizándose la fiesta me tope con una pareja en pleno pleito y grito feroz impidiéndome el paso, tarde un rato en encontrar una ruta alterna por donde poder salir, la situación aunque bochornosa me resulta cómica y divertida, El era literalmente un gorila musculado de 2 metros de altura (por lo menos es lo que a mi me parece), ella una clásica belleza de tipo adorno que se le nota lo enojada hasta por los poros, al ver semejantes especímenes en plena pelea no puedo nada más que sentir satisfacción, es una de esas sensaciones culposas que se que esta mal pero me vale, al menos no solo yo la estoy pasando mal, estuve a punto de arrancar mi camioneta cuando oigo que alguien toca mi ventanilla, era la misma chica que estaba peleando en la entrada hace un momento:
-Hola, ¿me llevas a mi casa?- esbozo una sonrisa que mostraban un excelente trabajo dental.
-No, no quiero problemas- fruncí el ceño tratando de ser desagradable.
El novio pareja o lo que sea que fuere se acerco rápidamente vociferando leperada y media, ella le contesta en la misma forma violenta, ahora la pelea se realiza junto a mi camioneta, entonces el gorila abre la puerta de mi vehículo y me saca por la fuerza, alegando que no va a permitir que me lleve su novia, yo trato de resistir lo mas que puedo pero los kilos de musculo que hay de diferencia entre nosotros me lo impide, le pico un ojo y le golpeo la garganta esto hace que me suelte pero lo enoja aun más, estoy a punto de darle una patada en los bajos cuando su puño se estrella contra mi estomago lo cual me derrumba totalmente.
La falta de aire impide que me pueda incorporar, un gran alboroto ocurre mi alrededor, uno de mis amigos me ayuda a levantarme, me subo a mi camioneta y me dirijo a mi departamento.
La mañana siguiente en el trabajo me pesa la desvelada, ahora que lo pienso la noche anterior no resulto tan aburrida.
Recibo un memo el cual me indica que pronto tendremos una junta, como el encargado de los archivos tengo que preparar todo el material que van a utilizar para la junta, esto me cae de maravilla, mi trabajo a pesar de que es muy pasivo la mayor parte del tiempo me agrada, ya que me permite realizar una de las tareas que más me entretienen que es leer, cuando era pequeño al aprender a leer me permitió descubrir un sin fin de cosas que no estaban a mi alcance en forma física, perdí por completo la capacidad de aburrirme mientras estuviera leyendo, no importa que pero leyendo, no me puedo creer que mi vista sea 20 20 porque como he utilizado mis pobres ojos ya deberían haberme cobrado la factura, pero no es así, bueno  preparo y organizo todos los papeles que me solicitaron, voy a la sala de juntas donde me debe de estar esperando la secretaria del gerente general, una señora muy amable conmigo pero poco tolerante con los demás, dice que le recuerdo a su hijo, la encuentro bostezando y con claras marcas de haberse desvelado.
-Parece que tuvo una noche movida- le sonreí tratando bromear.
-Demasiado movida diría yo, me pase toda la noche en el hospital.
-¿ Algún problema?- puse cara de preocupado.
-Mi hijo, ya ve el siempre tan tranquilo, nunca sale y ahora que por fin salio, un animal casi le revienta un ojo y le lastimo demasiado la traquea, no entiendo como es posible que pases estas cosas y todo por culpa de esa novia que se consiguió.-movía las manos en forma de garra que esta a punto de arrancar una cabeza.
-¿Pero esta bien?- nunca creí que yo pudiera ser tan hipócrita y poder fingir así, ademas como es posible que le recuerde a su hijo si la diferencia entre nosotros es más que notoria y no muy a mi favor.
-Si esta bien gracias a Dios, pero va traer el ojo parchado un rato, parece pirata el pobre con voz ronca y todo- sonrió en forma leve.
Le deje todos los papeles listos y acomodados me retiré, ya en la soledad de mi escritorio en el archivo, sonrío al darme cuenta que yo no lleve la peor parte.
Recibo la llamada de uno de mis amigos que acompañe a la fiesta:
-Hola que tal, te llamo para preguntarte si estas bien.
-Si el golpe no fue para tanto.
-No puedo creer lo que hiciste anoche, mira que los callados son los peores.- se escucho una sonrisita femenina en el auricular.
-¿no estas solo?, y ¿a que te refieres con eso de que los callados son lo peores?
-Estoy con Jazmín, la conocí anoche y creo que no pienso soltarla- se escucha un hola escandaloso en el fondo.-y con respecto a lo de los callados mira que dejar a ese gorila en esas condiciones y ademas le bajaste la novia mira que resultaste tremendo.
-No te entiendo el que termino en el suelo fui yo, ademas de que no le he bajado la novia a nadie.
-El gorila termino en el hospital ademas de que su novia le grito que tu eras su amante y que eras mucho mejor que el en todo sentido.
-Pero que tonterías, yo ni siquiera la conozco-un frió me recorrió la espalda.
-Blanca no mentiría con respecto a eso, yo la conozco ella es muy seria- la voz que estaba en el fondo ahora se escuchaba más fuerte.- Ademas de que su reputación siempre ha sido intachable, el que es una fichita es su novio Roberto, al que ustedes le dicen gorila, a todas sus amigas nos dio gusto que le dieras una lección y que ademas ahora tu seas su novio.
-Esto es un malentendido, pero mejor ni le muevo, nos vemos después Goyo, fue un placer Jazmín.- colgué y me quede helado.

2 Semanas después recibo la visita mis amigos, todos se acoplaron para ver una pelea de box (que a mi no me gusta para nada) y cenar unas pizzas y cerveza, Al finalizar la pelea y en medio de la tomadera todos me hacían bulla por mi supuesta nueva novia, al principio trate de aclarar las cosas pero la incredulidad de mis amigos pudo más.
-Por cierto ¿te acuerdas de Jazmín?
-Si la que estaba contigo la vez que me hablaste a la oficina.
-Pues ya es mi novia, y creo que voy en serio con ella.
-Felicidades, a ver cuando nos la presentas.
-Pues el único de mis amigos que no la conoce eres tú, por lo que me tome la libertad de invitarla a esta velada, lo bueno es que traerá a algunas amigas para que no se sientan solos chicos- la alegría era evidente en nuestros rostros al escuchar la buena nueva.- Ella me dijo que venia después de la pelea ya que todavía tenían que pasar por tú novia y ella sale tarde del trabajo ya que le toco guardia.
-¿Mi novia?, pero yo no ten..., no manches enserio va ha venir ella, por favor no la ultima y única vez que la he visto termine tumbado y sin aire en el suelo.
-Eso se escucho muy sucio- dijo Hector desde la cocina.
-Ustedes ya saben a lo que me refiero.
-Cálmate, sirve de que se aclaran las cosas.- Polo como siempre trato de calmar los ánimos.
3 cuartos de hora después las damas arribaron a mi residencia(que mamón se escucho eso), la caballada no estaba flaca, es más era muy buena caballada, lo cual nos alegro de sobremanera, al final casi como para darle un efecto dramático, aparecía Blanca, con su 1.75 de estatura, pelo chino (permanente casi estoy seguro) ojos color miel piel bronceada(cama solar por que la playa mas cercana esta a 600 km) y cuerpo de acondicionadora física, se nos acercaron con movimientos felinos y sinceramente nos sentimos como ratones, Jazmín se adelanto diciéndonos; "Ya cierren la boca chicos, se les va ha caer la baba, y bien déjenme presentarles a mis amigas"- Jazmín hizo las respectivas presentaciones, al parecer ella conocía los nombres de todos los presentes, me sorprendió la buena memoria que tiene, al final se me acerco y me tendió la mano:
-Hola soy Jazmín-Una sonrisa de inocencia fingida enmarcaba su rostro.
-Hola, Goyo no deja de hablar de ti.-Blanca estaba saludando a los demás.
-Espero que bien.
-Puras cosas buenas.
-Mira a quien te traje- Jazmín le hizo un gesto a blanca para que se acercara, ella dejo a medias su saludo con mis amigos y se acerco en forma tímida.
-Hola- la salude sin mucho animo.
-Hola- ella bajaba la mirada.
-Bueno los dejo tengo que atender a mi noviecito- Jazmín se abalanzo sobre sobre Goyo mientras le plantaba un beso.
-Quiero pedirte una disculpa.-Dijo Blanca con cara de culpa.-la verdad es que ya no sabia que hacer para quitarme a Beto de encima, se estaba poniendo insoportable con sus celos y bueno tu fuiste el que salio pagando los platos rotos, por cierto ¿ya estas mejor?.
-Si la verdad es que no fue nada de consideración- puse cara de poker.
-Al que no le fue bien fue a Beto, el pobre termino en- la interruimpi.
-Si ya me se la historia, no te preocupes no tienes que dar explicaciones y si me quieres compensar mejor presentame a una de tus amigas- le sonreí para tratar de aliviar un poco la tensión.
-Este creo que eso va ser un poco, difícil.- Blanca se puso nerviosa.
-¿porque?
-¿No recuerdas lo que le dije a Beto aquella noche?
-Pero eso, ya lo se los aclaraste a tus amigas ¿no?-Blanca se encogió demostrando culpabilidad.
-La verdad es que para evitar que Beto me siguiera molestando, creo que hice la mentira más grande.- mi cara de poker regreso-por lo que para mis amigas tu eres mi....
-¿Novio?
-Digamos pareja.
-¿Que tanto les has dicho?-la cara de Blanca se puso roja como tomate.-¿En serio?, bueno sera mejor que aclaremos esto.
-Por favor, no, yo me encargo de hacerlo solo dame algo de tiempo.
-Nada de tiempo, esto puede enredarse demasiado.
-En realidad ya esta muy enredado, pero por favor dame tiempo yo lo arreglo, además si me das tiempo yo te consigo a una novia, garantizado.
-Cálmate cupido combinada de Celestina, ahora mismo aclaramos todo, no quiero que tu novio me termine matando solo por una mentira tuya.
-Por eso no te preocupes el parece resignado, después de que se entero de todo lo que platique de ti.
-Me da miedo preguntar que es lo que dijiste.
-Bueno digamos que tengo una imaginación muy prolífica y te pinte un poco exagerado.
-¿No sabes si mis amigos saben algo de todo lo que dijiste?
-Conociendo a Jazmín, de seguro se lo platico a Goyo así que solo es cuestión de tiempo si no es que ya lo saben.
Me doy cuenta de que mis amigos se me quedan viendo con cara de wath, esto ya esta fuera de control, me dirijo a ellos pero Blanca me detiene del brazo y su rostro suplicante me impiden moverme.
-Esta bien, espero que tu amiga este guapa.
-¿Que amiga?
-La me vas a conseguir, al menos quiero sacar algo bueno de este embrollo.
-A, eso- su repentino olvido me lleno de desconfianza- No sabia que estuvieras tan desesperado.-su sonrisa denostaba burla.
-Si si estoy desesperado, y tu mentira lo único que logra es impedir que esa desesperación desaparezca.
-Quieres que te consiga una mujer si se supone que estas conmigo, no eso no.- se puso muy indignada.
-Pero no hay nada entre nosotros.
-Pero eso solo lo sabemos nosotros.
Hector se acerco y nos interrumpió.
-Vaya si que son intensos incluso al hablar, nunca imagine que fueras de tan apasionado ya me contaron tus hazañas.
-No te creas todo lo que te cuenta.-Le respondí.
-Mi amor no seas modesto- Blanca se abrazo en forma cariñosa, lejos de agradarme me incomodo.
-Y tú no seas indiscreta.- la aparte suavemente- si me permiten voy al baño.
Me moje la cara y vi mi rostro en el espejo, pienso que esta mentira me va a perjudicar, ademas de que la reputación de Blanca se vera entredicho, pero parece que eso no le importa mientras se encuentre bien con sus amigas, pero ¿y sus familiares?, si yo fuera su hermano o su padre estaría furioso con ella,¿acaso tendrá familiares?, la música empieza a sonar y tocan la puerta del baño, era Blanca.
-Mi amor abre por favor.- le abro en forma violenta, al hacerlo ella me empuja y cierra la puerta.- Por favor no digas nada.
-¿Y ahora que?
-Nada, solo que me empezaron a bombardear con preguntas y lo único que se ocurrió para evitarlas es esto.- se toco la frente en señal de hartazgo.
-Esto no puede seguir así, lo mejor es decir la verdad.
-No por favor ya no me hagas que te suplique esto ya de por si es difícil.
-Esta bien, ¿que quieres hacer?- La sonrisa de Blanca era diabólica.
Media hora después salimos del baño, con la ropa arrugada y un poco despeinados (todo fingido por desgracia), la cara de los presentes no tenia precio, Blanca caminaba demostrando orgullo y satisfacción, me espantaba lo buena actriz que era, adentro del baño fue capaz de gritar para fingir un orgasmo, mis intentos al tratar de emularla fueron patéticos por lo que mejor solo me encargue de los efectos de sonido azotando la puerta y la cortina de baño, me sentía en una radionovela erótica de bajo presupuesto, me moría de vergüenza, Polo se me acerco y me dio una cerveza recién destapada mientra me daba palmaditas en el hombro derecho.
Al final de la fiesta, todos se despidieron menos Blanca que se quedo para ayudarme a limpiar los restos de la reunión, realizamos la labor en silencio, cuando terminamos;
-Te llevo a tu casa.
-No es necesario pediré un taxi.
-Claro que no, yo te llevo y no acepto una negativa como respuesta.
-Gracias por preocuparte.
La semana de trabajo paso sin novedad, con excepción de cuando hablaba con la secretaria de Gerente que estaba feliz porque su hijo ya había dejado a su novia que fue seducida por un hombre manipulador y sin escrúpulos, me reía por dentro al imaginar si se enterara de que ese hombre soy yo, ha que lejos esta la verdad de todo esto.
Mi celular me indicaba la llegada de un mensaje de texto, cosa rara yo no me mensajeo con nadie, soy de eso dinosaurios que todavía usan el teléfono para comunicarse, los correos electrónicos, las redes sociales y los mensajes de texto me son ajenos, al revisar la persona de donde provenía resulto ser un número desconocido, el mensaje me citaba en un centro comercial en una hora y fecha especifica con una confianza como si fuera alguien conocido, al llamar al número simplemente no contestaba, acudí a la cita, la curiosidad me mataba, era Blanca vestida de manera casual, cómoda como sin ganas de llamar la atención, su rostro lleva poco maquillaje solo lo necesario como para cubrir el requisito, su pelo solo estaba atado con una dona, su permanente había desparecido ahora su cabello era lizo y castaño, su simpleza mostraba su verdadera belleza la cual era muy inferior a la que me había mostrado, me alegro de verla así me parece menos hipócrita de esta manera, mucho más tolerable.
-Hola Blanca, como estas.
-Bien, gracias por venir.- su rostro se ve muy descansado, diría que relajado, casi en paz.
-Y bien, ¿para que soy bueno?
-Solo necesitaba platicar contigo.
-¿Ya te decidiste ha decir la verdad?
-Ahora menos que nunca- una feliz sonrisa marco sus labios.
-Esto no esta bien, tu reputación esta entre dicho.
-Por primera vez, no me importa, no te imaginas todos los beneficios que me ha traído mi relación contigo.
-Nuestra supuesta relación- Trate de corregirla en forma estricta, lo cual solo parece acrecentar la felicidad que despide en estos momentos.-seré curioso ¿que beneficios son esos?.
-En primer lugar me da un tiempo del cual no disponía- puse cara de duda- ya no tengo que preocuparme por los molestos pretendiente que tenia, al enterarse de lo que le platique a mis amigas ellos simplemente se alejaron al ver que no pueden competir contigo- me reí ligeramente.
-Esas mentiras me van terminar trayendo un lió.
-Como mis pretendientes volaron, eso me dio más tiempo para mi trabajo y mi maestría.
-¿ Maestría, en qué?
-En matemáticas.
-Wow, que sorpresa.
-¿Acaso pensaste que era una cabeza hueca?
-Hasta ahora no me habías demostrado inteligencia.
-Pues ya vez, ahora ya le puedo dedicar tiempo a lo que realmente me gusta e interesa, ademas mis amigas me ven con envidia.
-¿Y tu familia?, ¿Que acaso no te importa lo que digan ellos?
-Mi hermana, mi madre y mi abuela están felices por mi, papá solo sabe lo que queremos contarle que no es mucho.
-Ya me da curiosidad sobre que es eso que le contaste a tus amigas.
-¿Quieres que te diga toda la espinosa historia de nuestra tortuosa relación?
-¿Tortuosa?, rayos que imagen les diste de mi a tus amigas.
-Por donde empiezo, bueno creo que mejor te lo describo con una lista:
Primero, no eres posesivo por tu gran confianza a que no es posible que te deje.
Segundo eres un gran amante capaz de llevar me a la gloria cada vez que lo hacemos, con inventiva y capaz de los mas diversas hazañas.
Tercero eres todo un caballero con modales ejemplares capas de moverte en cualquier ambiente.
Cuarto, tu seguridad en todo lo que haces te hace una persona de total confianza.
Quinto, eres un excelente bailarín, con capacidad de dominar todos los ritmos.
Sexto, Estoy tan enamorada de ti que me es imposible en pensar en otra persona que no seas tú.
Al escuchar uno por una las características que supuesta mente me definían  me quede con una mezcla de humor y terror en mi mente, me resultaba difícil pensar lo que esas mujeres pensaban sobre mí y ahora creo que también mis amigos, tal vez por eso es que no me hablaron en todo este tiempo.
-Que bueno que  no les dijiste que era rico,¿Me puedes decir porque llevar esta mentiría a estos extremos?, ¿que voy ha hacer si tengo que demostrar cualquieras de esas características?
-Te lo voy ha decir, aunque esto me avergüenza, la verdad es que soy una mujer frígida.
-¿Y?
-Cada vez que lo hacia con Beto, la verdad es que nada de nada, yo estaba seca como el desierto, no me excitaba nada de lo el hiciera, y mira que intento de todo, la verdad es que me hartaba estar con el, cuando le dije esto el se enojo tanto, ¿recuerdas la primera vez que nos vimos en esa fiesta?.
-Si, me acuerdo como estaba discutiendo en la puerta.
-Era eso, el me reclamaba, yo no tenia ningún argumento con que defenderme, entonces te vi subiendo en esa camioneta, te visualice como vía de escape, entonces le dije a Beto, que me voy con mi amante, el que si me hace sentir mujer cuando lo hacemos, corrí y toque la ventana de tu troca y lo demás pues tu ya lo sabes.
-¿Por que le mentiste?
-Para que se diera por vencido, y ya no herirlo más.
-¿Lo quieres?.
-Le tengo cariño, pero no te sabría decir.
-¿Y por que no volver con el?
-Porque ahora los dos somos felices, el ya no tiene que lidiar conmigo, creo que ya anda con alguien más lo cual realmente me alegra, merece alguien que lo quiera de verdad.
-¿En realidad esta bien con esto?
-Claro que sí, hacía tanto tiempo que no me sentía tan yo, como si me hubiera quitado una careta y por fin puedo respirar, ya no tengo que aparentar nada.
-Pero estas aparentando una relación que no existe.
-Estoy viviendo un romance de ensueño.
-De de fantasía, de mentiras.
-Con el Hombre perfecto.
-Que no existe.
-Claro que existe, eres tú.
-Pero yo no soy así.
-Eso solo lo sabemos tu y yo.
-Esta bien ya no insisto, parece que no hay poder humano que te haga cambiar, pero si encuentras al hombre correcto por favor no lo dejes ir, inventale que terminamos y se feliz.-Blanca sonrió y me abrazo con una ternura conmovedora.-Bueno ya basta, nos veremos cuando sea necesario, al cabo ya tienes mi número.
-Y tu el mio.

Todo transcurrió con tranquilidad por un mes, tal ves demasiada, mis amigos me hablaban poco y no fui a ninguna fiesta durante ese tiempo casi me olvido de Blanca y sus mentiras, me evoque a mis libros y a mi trabajo, el gerente había sido transferido a Panama y se llevo a su secretaria, los rumores de la oficina indicaban un romance el cual se confirmo cuando nos enteramos que ellos se casaron antes de partir a escondidas de sus hijos, la historia me pareció conmovedora, por ahora el puesto sera ocupado por una señora con un genio muy malo de seguro producto de su menopausia, eso aunado a su secretaria que aunque bonita y joven resultaba una verdadera bruja en cuanto su trato con los demás, sin embargo las dos son muy serias y cumplidas con respecto al trabajo, conmigo no se han metido, gracias a que he cumplido al pie de la letra las ordenes que me han emitido, esto es fácil ellas son muy concretas pero no dan ningún margen a los desvíos, por lo general ella solo me hablan solo lo necesario para cumplir el trabajo, una mañana mientras estaba acomodando la papelería que se utilizo en la junta pasada, la secretaria de la gerente se me acerco con un buen paquete de documentos, por simple cortesía me adelante a tomarlos de sus manos porque se veía que pesaban más de lo que ella podía soportar por un periodo de tiempo largo, ella se limito a dar un seco gracias;
-Gracias, y abusando de tu amabilidad te los puedes llevar para archivarlos, así me ahorro una vuelta.
-No hay problema.
-¿Por cierto?, ¿Tienes novia?- la pregunta la hizo sin ninguna emoción en la cara como si preguntara la hora.
-Si, si tengo.
-Vaya, yo pensé que eras gay, ¿o acaso es novio en vez de novia?
-Novia, ¿se le ofrece algo más?
-No te enfades, es solo curiosidad ya que no te he visto nunca hablando con ninguna chica de la compañía.
-No hay problema, con su permiso- puse cara de enfado y me di la media vuelta, sentí una mano en mi hombro derecho.
-Discúlpame, no es mi intensión molestarte ni ofenderte, lo que pasa es que mi capacidad de interacción social en el trabajo dista mucho de ser optima.- sonreí de buena gana.
-Y con ese vocabulario dudo mucho que mejore, a las personas no les gusta que les hablen en forma tan técnica.
-¿ Técnica?, pero si el objetivo de la comunicación verbal es cumplido en forma adecuada al utilizar este voca...la interrumpí.
-Hablas como si una maquina estuviera utilizando un diccionario como referencia, si me disculpa, tengo algo de trabajo pendiente.-sinceramente la situación me animo el día.

A la salida del trabajo Blanca estaba parada junto a mi camioneta, parecía una aparición, vestido blanco a nivel de las rodillas, anchos tirantes y escote cuadrado, su pelo suelto destellaba a la luz del sol, me parecía un personaje sacado de la caricatura de Candy Candy (odio candy candy), ella se acerco con una actitud de felicidad saludándome en forma escandalosa:
-Hola mi amor.
-Ya parale al jueguito, no tienes por que hacer eso aquí.
-Te has vuelto un gruñón y un pesado.- El enfado era evidente en ella.
-¿Que te trae por aquí?-Suavice mi tono.
-Nada solo quiero verte eso es todo-rasque en mi nuca en señal de confusión- ¿quieres invitarme a cenar?.
-Son las 5 de la tarde.
-Entonces haremos tiempo pasándola juntos.-Blanca mostró unos diente muy a doc con su nombre.
-Esta bien, siempre es grata la compañía de una mujer hermosa.
-Un cumplido de tu parte, eso si que es raro, ¿quien eres tú y donde dejaste a mi novio?.
-La ultima vez que lo vi estaba en tu mundo de fantasía.
-Y ademas estas bromeando, no puedo creerlo, si eres un clon dejado por los aliens para despistar a los terrícolas.-No puede más y solté una carcajada.- Rayos no es una copia exacta, este clon sonríe no como el original.
-Me alegra que estés de tan buen humor.
-Un momento, ¿dijiste que soy una mujer hermosa?
-Si.
-Acaso me estas coqueteando.
-No solo muestro lo que es evidente.
-Por favor no te enamores de mí.
-No te preocupes, estas a salvo.
-¿Que acaso eres gay?
-Eres la segunda persona que me lo pregunta, y no, no lo soy, me encantan, me fascinan, me excitan las mujeres.
-Creo que prefiero a este clon, es mucho más humano que el original.
-¿A donde deseas que vayamos?
-Atento y educado, ok esto lo tengo que aprovechar, que te parece al teatro.
-Me parece estupendo, y después a un restaurante italiano para cenar.
-¿Seguro que no me estas coqueteando?
-No, simplemente me aprovechare de tu compañía y planeo tener una agradable velada.
-Si me estas coqueteando.- me encogí de hombros ya no quise aclarar nada.

La obra fue más o menos entretenida, la historia era buena pero los actores no tanto, la cena estuvo deliciosa, nos toco un mesero muy amable que nos recomendó unos vinos muy buenos y a precios más que accesibles, Blanca estaba feliz, y me sentía muy bien con esa felicidad que emanaba de su rostro.
La deje en su casa como por eso de las 12 y media, no era necesario las despedidas, todo procedió con tranquilidad hasta que un hombre de mediana edad salio a nuestro encuentro procedente de la casa de Blanca.
-Por fin conozco a tu escurridizo novio Blanca.
-Papá por favor.
-Mucho gusto joven, por favor pase, creo que es hora de que conozca a la familia.
-¿No creo que sea la hora adecuada señor?-la escusa perfecta para salir bien librado, voltee a ver el rostro de Blanca y su angustia era más que evidente.
-No se preocupe estamos en medio de una reunión, a la cual no asistió mi hija porque usted insistió en verla sin importar ninguna escusa.-Una mueca de enojo sobresalía del duro rostro del padre de Blanca.
-Papá, ya basta por favor.
-Es que no lo entiendo como es que te dejas controlar por un hombre de esa manera.
-Precisamente por eso papá porque es un hombre.-La escena me resulto de lo más entretenida, una sonrisa torcida surgió en mi rostro en forma involuntaria.- Que es tan gracioso joven.
-Yo solo quiero lo mejor para Blanca, es mi obligación como su novio el procurar el bienestar de ella, por lo que consideró que Blanca se merece pasar su tiempo en forma amena y agradable, lo cual no lo hubiera logrado en su reunión familiar.-Blanca estaba con la boca abierta, yo asumí un pose de autosuficiencia que creo me parece muy fingida.
-Pero ¿como se atreve?
-Por lo que veo ella no le tuvo la confianza de decirle lo incomodo que le resulta el ver a sus familiares.
-¿Es cierto eso Blanca?.
-Si papá, y también a mamá y a Loreley, simplemente no toleramos a la familia de tus primos.
-¿Pero porque no me lo habían dicho?
-Por que te ibas a enojar papá.
-Bueno con su permiso, me retiro- antes de que otra cosa pase, el papá de Blanca me miro con fastidio y se dio la media vuelta, Blanca se me acerco y con voz baja.
-Creo que te pasaste.
-Lo se lo siento, tómalo como un buen pretexto para terminar conmigo.-Si por favor que lo tome como pretexto, el padre Blanca giro su cabeza.
-¡Blanca!, entra a la casa ya.
-Si papá.
-Y usted muchachito, tenemos algo pendiente, pero lo veremos después.

Una noche realmente divertida, dormí como tronco y feliz.
A media mañana en el trabajo recibo una llamada de recursos humanos, ellos generalmente me solicitan expedientes de los empleados, pero en este caso solo me pidieron que me presentara en sus oficinas, al parecer ha habido quejas sobre la secretaria de la nueva gerente, ya que parece que no muestra ninguna cortesía con ninguna persona, con una sola excepción conmigo, estaban intrigados les exprese que yo también.
Mas tarde en el archivo me fue a visitar la secretaria.
-Buenos día Claudia, que milagro que se da una vuelta por esta zona.
-Vengo a agradecerle.
-¿Sobre que?
-Por su discreción.
-Sinceramente me confunde.-ella sonrió, es la primera vez que la veo sonreír.-vaya tiene una hermosa sonrisa.-Claudia desvió la mirada como en forma apenada.
-No importa, de todos modos gracias.
La reunión me dejo un buen sabor de boca.

Una fiesta con mi amigos se estaba gestando, la cosa era seria porque hasta un salón rentaron para el evento, Blanca no dejaba de mandarme mensajes de lo emocionada que estaba, para mi me resultaba un verdadero dolor de cabeza, eso de estar fingiendo que soy su novio ya me estaba hartando.

Paso por Blanca a su casa, enfrento la mala cara del papá el cual me hace esperar en la sala a que su hija salga de su habitación ya que no ha terminado de arreglarse, se me hizo conocer a mi supuesta suegra y cuñada, sinceramente parecen que las hacen en serie solo que con distinta edad, las facciones de ellas son muy similares a las de blanca, la señora trata de disminuir la tensión que provoca su marido con comentarios chuscos pero muy malogrados, la hermana, sin embargo comienza con un incomodo interrogatorio:
-¿Es cierto que te disputaste a mi hermana en una pelea con su antiguo novio?-Mi supuesta suegra se escandalizo.
-Por Dios Loreley ¿que pregunta es esa?
-Cálmate mamá, lo que pasa es que Blanca siempre tiende a exagerar las cosas como tu, y a lo mejor es por eso que mi papá esta disgustado por nada, pero por favor responde mi pregunta- La vi con calma, el mal humor que traía se evaporo ya que esto ya se puso divertido.
-No, fue así.
-¿Pero si lo enviaste al hospital?
-Pura suerte, de todas maneras el me gano.-me encogí de hombros, Loreley frunció el ceño, mi suegra pelo los ojos y mi suegro termino carcajeándose.
-Nos podrías platicar que pasó esa noche.-insistió Loreley
-No lo considero correcto- baje la mirada en señal de vergüenza, pero la verdad es que me reía por dentro.
-La curiosidad me esta matando por favor suelte la sopa jovencito- ahora era mi suegro que parecía un niño al que están a punto de contar un cuento.
-Resumiendo, yo termine en el suelo y Blanca se apiado de mi.- carcajadas de mi suegro, risas reprimidas de mi suegra pero Loreley estaba con cara seria.
-Si tu terminaste en el suelo, ¿porque Roberto termino en el hospital?, y ademas ¿porque fue la pelea si mi hermana no era el motivo?.-Sonreí ligeramente.
-Le pique un ojo, creo que se me pasó la mano.
-¿Y el motivo?- Loreley puso su puños cerrados sobre sus rodillas mientras se inclinaba hacia mí.
-Yo trate de ligarme a Blanca esa noche, aunque ignoraba que tuviera novio.
-Vez que fácil es decir la verdad, ya se me hacia demasiado drama lo que contaba mi hermana.
-Perdón la indiscreción, ¿que les contó Blanca?
-Que te disputaste el derecho de ser mi novio en una pelea con Roberto- Blanca irrumpió en la platica.
-Valla si te vez preciosa- le sonreí mientras hacia cara de admiración.
-Gracias-Blanca se dio una vuelta para presumirse-por favor Loreley ya deja en paz a mi novio.
-Que bueno que perdí la pelea si no nunca me hubieras aceptado.-me acerque para tomar la mano de Blanca, ella me miro con ternura(eso me movió el tapete).
-Blanca te había descrito como un macho dominante que no acepta un no como respuesta.-Loreley se cruzo de brazos al terminar de hablar.
-¿Conque eso opinas de mi?-Miro a Blanca con cara de enojo(fingido claro), Blanca se estremeció y se puso en una actitud sumisa (Fingido claro también).-Fue un gusto conocerlos- Tome a Blanca del brazo y nos retiramos Blanca fingía como si le apretara el brazo.
Ya cuando estábamos en camino a la fiesta:
-Debo admitir fue muy divertido.-por fin pude quitarme la careta y sonreír a todo lo que daba.
-A mi no me lo pareció tanto-Blanca mostraba una mueca de disgusto.-Loreley trae entre ceja y oreja que algo oculto.
-Muy perspicaz tu hermanita.
-La verdad es que le disgusto que dejara a Beto.
-¿Y eso?
-No lo sé, ella cambió mucho su actitud hacia mí desde esa noche.
-Entonces a lo mejor no le caigo bien  y como no por la forma en que me describiste, yo también no estaría muy de acuerdo si semejante monstruo es novio de mi hermana.
-¿Tienes hermana?
-No, soy hijo único.- Blanca soltó una sonrisa.
-Por fin, siempre eres más bella con una sonrisa en los labios.
-Pero la risa arruga.
-Entonces seras una belleza arrugada y alegre.

Un auto nos rebasó y se puso al frente nuestro obligándonos a parar lentamente, una mujer se bajo del auto, era Loreley, Blanca se bajo furiosa, gritando insultos hacia su hermana, yo me baje para distinguir mejor la pelea entre hermanas.

-Como es posible que dejaras a Roberto por semejante patán, mira como te trata, ahora mismo nos vamos a la casa.
-Claro que no, yo decido a donde voy y ninguna muchachita histérica me va a dar ordenes.
-Ya basta de esta griteria de cotorras, ahora mismo Blanca te subes a la camioneta-Puse una actitud de furia-y te regreso a tu casa, ya me canse estos jueguitos que a nada llevan.
-Como te atreves a hablarle a mi hermana de esa manera-Me le quedo viendo con cara de enfado, veo a Blanca atónita, por un instante reina el silencio, entonces Blanca camina hacia mi y me abraza, en voz baja y al oído me dice "por favor no", mi respiración se vuelve más calmada, volteo a ver a Loreley la cual estaba furiosa al vernos de esa manera.
Tomo de los hombros a Blanca y doy paso atrás para separarnos;
-Por favor sube a la camioneta, te voy a llevar a tu casa, sera mejor que dejemos esto en paz, yo ya no puedo más.
-No por favor llévame a la fiesta que por lo menos la ultima noche valga la pena.-Tomo su barbilla y le sonrió.
-A ti no te puedo negar nada.

La noche trascurrió agridulce, tratamos de aprovechar al máximo todas la oportunidades que tenias de divertirnos, pero en nuestras mentes calaba el echo de que ya no estaríamos juntos, eso me causa gracias, en realidad nunca estuvimos juntos.
Pasaban de las tres de la mañana, la fiesta estaba  terminando, las ultimas canciones calmadas sonaban y nosotros bailamos abrazados por un buen rato, ella me susurro al oído, "hoy no me lleves a mi casa, al menos déjame fingir para ti esta noche".

El despertar fue dulce, como ella lo había prometido su actuación me dejo más satisfecho, sin embargo me calaba que solo fuera actuación, me haría muy feliz que ella hubiera sentido lo mismo que yo sentí, me levante y prepare un desayuno simple; Huevos, pan tostado café y jugo. Lo lleve a la cama donde me esperaba Blanca con la cara somnolienta.

-Te traje el desayuno.
-Gracias, ¿que hora es?
-Las ocho.
-¿No ha sonado mi celular?
-No, también me extraña que no te hablaran de tu casa.
-¿Te gusto?- sus verdes ojos me hipnotizaron por un instante.
-Me encanto, aunque
-¿Aunque?, ¿que acaso tienes un pero?
-Me hubiera gustado más que tu también lo disfrutaras.-Blanca bajo la mirada.
-¿Y quien dice que no lo hice?.- me senté enfrente de ella con cara seria.
-Basta de mentiras, no con esto por favor.
-Lo siento.
-No te preocupes, es mucho mejor esta sinceridad.

Después de desayunar, bañarnos y arreglarnos, deje a Blanca en su casa, en la puerta estaba Loreley con cara de pocos amigos, Blanca se despidió dándome un beso en la mejilla;
-Inventate una buena historia de nuestro rompimiento, lo dejo todo a tu prolífica imaginación.
-Te voy a dejar una reputación de desgraciado, eso les atrae mucho a las mujeres.
-Ok que seas feliz y cualquier cosa que se ofrezca estoy a tu disposición ya sabes donde encontrarme.
-Igualmente.

Lejos de estar deprimido mi humor era estupendo, mis hombros están descansando de la pesada carga que significaba llevar un noviazgo ficticio, mi semana laboral corrió como mantequilla, Claudia la secretaria del Director me hacia visitas en forma continua, todo por trabajo por desgracia por que ella de no esta de malos bigotes y creo que me gusta y estoy pesando seriamente en invitarla a salir.

Veo a Claudia tomando un café en comedor de la empresa,me armo de valor y me le acerco.
-Hola Claudia, ¿me permites acompañarte?
-Hola, claro sienta por favor.
-Que bueno que te veo quiero preguntarte algo.
-Si dime.
-¿Me aceptarías una invitación a cenar?
-Por fin, ya no hallaba excusas para verte.
-¿Excusas?
-¿En serio no te dabas cuenta?
-No, ¿que tonto verdad?, pero entonces ¿aceptas?
-Claro que acepto.

La cita se realizo en un restaurante de comida Japonesa, el ambiente era muy confortable, Claudia resulto una excelente conversadora, ademas de que verla sin la ropa de oficina si que me agradaba, es mucho más bella de lo que creía, en serio que me gusta.
Una persona interrumpió la conversación, era Loreley.
-Conque no te vasta con mi hermana desgraciado.
-Hola Loreley, ¿como estas?
-¿Quien es esta?, espero que no estés engañando a Blanca.
-No es esta, ella se llama Claudia, y con respecto a Blanca ya hace tiempo que terminamos.
-No es lo que dice ella, ademas de que se ven todos los días inclusive Blanca regresa muy tarde porque anda contigo.
-Pero que dices, ya hace tiempo que no veo a tu hermana.
-Mentiroso.
-Yo no miento ya hace dos semanas que no se nada de Blanca.
-Pero entonces.
-Disculpen, este los siento pero estamos en medio de una cita por si no se habían dado cuenta y el echo que me ignoren de esta manera resulta irritante- Claudia nos vio en forma severa.
-Te pido disculpas Claudia, pero lo que me acaba de decir Loreley sobre mi ex me preocupa.
-¿En serio quieres seguir fingiendo?
-Tan desconfiada como siempre, mira que te parece si seguimos a Blanca para ver que es lo que hace hasta tan tarde.
-Esta bien.
-Ahora si no permites nos gustaría continuar disfrutando de la cena.
-No nada de eso no pienso dejarte solo y que alertes a mi hermana, ella siempre hace lo que tu le dices en forma ciega.
-Y que sugiere.
-Que vallamos ahora mismo a buscar a mi hermana y la sigamos, no te pienso perder de vista como para que le avises.
-¿Pero que no vez que estoy ocupado?
-Por mi no te preocupes, yo me voy a mi casa.
-Claudia espera por favor.
-Primero arregla tus asuntos, luego búscame.
Mire con ojos de furia a Loreley.
-Deja de mirarme así yo no soy mi hermana para que me espantes.
-No definitivamente no eres Blanca, ahora vamos a seguir a tu hermana.

Nos quedamos cerca de la casa de Blanca por cerca de una hora, la compañía de Loreley resulto la más efectiva de las torturas.
Blanca dio vueltas en su auto por cerca de una hora, entro al cine y salio después se fue a un restaurante de comida rápida que abre las 24 horas y al finalizar regreso a su casa, era cerca de las 2 de mañana.
Lorley esta muy seria, una aura de tristeza emanaba de ella.
-Lo mejor es que se lo digamos, no tiene caso que continué con esto.-le sugerí a Loreley.
-¿Entonces si terminaste con mi hermana?, ¿pero porqué?
-Yo no soy el quien para decírtelo, eso te lo tendría que decir Blanca.
-¿Su frigidez?, maldito macho estúpido, ¿ fue por eso?.
-Piensa lo que quieras, ya te hiciste una idea y dudo mucho que yo pueda cambiar tu opinión.
-Pero ella era feliz, nunca la había visto de esa manera, se veía completa, plena, la mañana siguiente de cuando los intercepte ella estaba feliz, cantando y hasta bailando como tonta, el verla así me reconfortó, ¿Que paso esa noche, como para que ella se pusiera tan feliz?
-Esa noche terminamos.
-Ustedes me intrigan enserio.
-¿Creí que nos odiabas?
-A ti si a ella no puedo es mi hermana.
-Sabes, nunca me importo su frigidez.
-¿Lo sabias?.
-Si, ella me lo dijo.
-¿ Podrías venir mañana?, la volveremos a seguir pero esta vez le hablaremos.
-Ok, te parece si paso por ti a a las 9 en el café que esta a dos cuadras de aquí.
-Me parece bien.

El día siguiente mi labor fue tratar de arreglar las cosas con Claudia, mis esfuerzos no dieron fruto, la noche llego y espere a Loreley en el lugar y hora convenidos, ella llego puntual y con una cara de seriedad que helaba la sangre, nos saludamos brevemente y nos evocamos a esperar a que Blanca saliera para poder seguirla, mientras esperábamos el ambiente paso de tenso a aburrido, no teníamos nada de que hablar para pasar el tiempo, y los únicos temas que pudiéramos discutir eran demasiado delicados como para tratarlos, por fin Loreley rompió el silencio.
-¿Y realmente como es que se hicieron novios?
-Ya no tiene caso ocultarlo, realmente nunca fuimos novios.
-Ya me imaginaba que había algo raro pero nunca pensé eso, me podrías contar la historia, total para pasar el tiempo.
-Ok
Le relate con el mayor detalle posible los hechos que me relacionaban con Blanca.
-No puedo creer que aceptaras esa situación tan bizarra.
-Pues ya vez, ¿que no es ese el auto de Blanca?.
-Si si es.
-Pues adelante.

Seguimos a Blanca por unas dos cuadras, me acerque lo suficiente para que nos viera, Blanca se orillo y bajo del auto, nosotros nos estacionamos atrás de ella y la encaramos.
-Hola hermanita-Loreley la saludo en forma inocente casi infantil.
-Parece que ya lo sabes.
-Así es hermanita, pero no te preocupes- La voz de Loreley era conciliadora.
-Hola Blanca-Le sonreí lo mas tiernamente que pude.
-Siempre termino involucrándote en mis mentiras.-Encogí mis hombros brevemente en señal de no hay problema.
-Estoy para apoyarte, ya lo sabes.
-No es justo, no es justo-Blanca comenzó a llorar mientras me golpeaba el pecho, yo espere a que parara y la abrace en forma ligera, ella correspondió el abrazo acurrucándose como una niña.-Por favor no me dejes, te prometo que ya no sera una mentira.
-Ya te lo había dicho, siempre estoy para lo que sea.

FIN

jueves, 3 de octubre de 2013

En la linea con errores evidentes

https://draftin.com/documents/69896?token=GsU1lrv63t-EUM8DsVsw7AFrMpi4SfUuiVoy02SABOM

Más de un mes y medio en Europa y lo único que pude ver son los parajes montañosos que rodeaban la cabaña que había rentado en Suiza, estaba metido en un buen lío por entrometido y violento, pero parece que ya todo se soluciono tomando la responsabilidad de mantener a 6 personas.

La oficina ya estaba rentada, el equipo comprado, y las niñas bien entrenadas (casi adiestradas), me molesta que sigan mis órdenes como animales adiestrados, sin responder cuestionar o preguntar, su fe ciega en mi hace más pesada la responsabilidad hacia ellas.

Mi plan es simple y me producirá buenos dividendos, creo que mucho más de lo que se proyectó todo depende de que se realice el trabajo a tiempo, lo cual no es ningún problema.

Ya está todo instalado y la operación se puso en marcha, por fin me puedo regresar a México, nunca espere la reacción de las chicas cuando me despedí, siempre eran serias, frías casi como maquinas me dolió verlas llorar.

Demasiadas emociones y muchas horas de viaje me tumbaron en un sueño muy profundo, por fin estoy en mi cama.

Programo las siguientes entregas, tengo todo listo para los siguientes 2 años, easy money.

Las clases de Universidad están más animadas y divertidas, me toco una buena plantilla de docentes y catedráticos.

Primer mes de balance del negocio europeo, resulto exactamente como lo había planeado, esas niñas dan miedo de lo cumplidas que son, lo siguiente será dejarlas descansar por 1 semana, de lo contrario no rendirán lo que tengo planeado para ellas.

Conseguí empleo por simple diversión, a ver cómo me va de ingeniero de sonido de un salón de espectáculos, que resulto más una mezcla de antro, disco y rave.

Viernes 4:30 de la mañana saliendo del trabajo y rumbo mi camioneta, salgo por la parte trasera del centro de espectáculos recojo el material que sobro de la nueva tramoya que instale y veo a 3 tipos golpeando a un joven que parece de mi misma edad, yo enojado cansado y con un buen tubo de tramoya en la mano. Resultado: 1 descalabrado, un antebrazo roto y una rodilla muy lastimada, que suerte tuve de que eran muy malos peleadores, si se me vienen en bola no sé qué habría hecho.

La victima resulto ser un junior con cara de niño bonito, me sorprende que no le golpearan la cara, le pregunto si está bien y si puede caminar, con la cabeza me indica una negativa, lo levanto y le pido que me indique donde está su vehículo, me dice que se lo acababan de robar, bueno será mejor que llame a tus padres, el me da el número de su casa los padres acudieron rápidamente al llamado, parece que no viven lejos, me despido de ellos de la forma más correcta que puedo, debido mi cansancio y sueño trato de ser lo más breve posible.

Sábado 9:30 el sol que entra por mi ventana despertandome, me levanto  sintiéndome mucho más relajado y descansado reviso mi computadora y me aparecen 20 mensajes nuevos y urgentes directo de la oficina Suiza, al parecer uno de los negocios resulto demasiado lucrativo, tanto que provocara un desbalance en lo que tenía planeado en los pagos de impuestos, rayos esto me va tomar más de un día de cálculos para ajustar todo, adiós a mi fin de semana.

Lunes 5:00 A. M. me despierto y comienzo mi rutina de ejercicio, la cual suspendo a la mitad estoy demasiado cansado y tengo una muy buen jaqueca,  las dos primeras clases de la universidad resultaron soporíferas, eso me ayudo a descansar un poco, pero no ha mejorado mi humor, mando los correos correspondientes para ajustar los presupuestos, espero que las chicas estén a la altura como para poder hacer los ajustes.

Me dirijo a la biblioteca a buscar un libro que necesito, estaban todos prestados, mejor me salgo de clases realmente no puedo tolerar una clase más, me subí a la camioneta para ir a una librería, doy marcha atrás y el sonido de un claxon hace que me pare en seco, casi choco con un compacto blanco que estaba justo de tras de mí, después de recibir una buena tanda de merecidos insultos y recuerdos hacia mi progenitora me dispuse a continuar mi camino.

El final del día por fin llego, me estaciono y veo en el mismo auto blanco con el que casi choco, junto a él un montón de cajas de cartón vacías.

Mientras me preparo la cena escucho ruido detrás de mí pared, al parecer el departamento de a lado ya había sido ocupado, el anterior inquilino un estudiante de arquitectura se acababa de graduar y lo había dejado vacante hacía ya un mes, supongo que el nuevo inquilino es el dueño del compacto blanco y acaba de mudarse, bueno espero que no se comporte muy hostil conmigo, aunque para ser sincero yo en su posición si lo seria.

Un mes y medio ya ha pasado, el negocio europeo va sin contratiempos, aunque me está molestando los correos que me han enviado las chicas, sinceramente las prefería frías y robóticas como las recordaba ahora resultan cínicas y descaradas, si no supiera que no tengo oportunidad con ninguna de ellas hasta me ilusionaría el creer que me coquetean. Ahora resulta que una hermosa mancha de humedad ha aparecido en el muro que comparto con mi vecino, me dispongo a tocar su puerta para averiguar qué pasa, es curioso hasta ahora no lo he visto.

Se escucha el correr de los cerrojos, y la puerta rechina cuando se abre lentamente, esto resulta muy melodramático, casi ridículo, una malhumorada chica me mira con cara de que ch... quieres, con toda la amabilidad de la que me es posible tener en situaciones como esa le explico lo de la mancha en la pared, ella suavizando la expresión de su rostro me indica que es posible que tenga una fuga en su lavabo, me ofrezco a repararlo y ella accede un poco desconfiada, en mi mente cochambrosa cruzan varias escenas de películas para adulto, los cuales ahora me resultan totalmente ridículas.

Media hora después y con la camiseta y el pantalón completamente empapado por fin pude detener la fuga, nunca creí que cambiar un simple empaque resultara ser una tarea casi herculeana digna de ser descrita por Homero (la rosca de llave estaba muy apretada), termine: cansado medio enojado y en un completo ridículo al mostrar mi incompetencia en el oficio de la fontanería.

Al menos logre arrancarle una sonrisa burlona y su trato hacia mi cambio en forma drástica al inicio parecía desprecio ahora parece una mezcla de compasión y lastima, todo iba relativamente bien hasta que me pregunto si la troca que estaba estacionada afuera era mía.

No tuve más remedio de decirle la verdad, su expresión ahora es un poco seria y evasiva, le ofrecí disculpas por lo del incidente del estacionamiento de la universidad, ella acepto mis disculpas de mala gana, y me comento:
-realmente tienes cara de cafre.
me arranco una sincera carcajada.

Jueves en la tarde, estoy en medio de mi clase de baile, hoy toca danzón por tercera semana, sinceramente ya me está aburriendo, la maestra trata de hacer todo lo posible para que no me desespere y me pide paciencia, yo lo único que hago es preguntarme como puede acomodarse ese cabello tan chino que tiene, cumple con todo el estereotipo de cubana, aunque creo que es de Veracruz, al finalizar la clase me topo con aquel chaval que estaban golpeando el otro día atrás de mi trabajo, esboza una sonrisa y saluda de un forma muy escandalosa, comenta que su padre me ha estado buscando para agradecerme, yo hago todo lo posible para convencerlo de que no es necesario, resulta curioso que los dos cursamos la misma carrera y en la misma universidad solo que él es de una generación más adelante que la mía.

Ahora ya tengo un amigo agradecido, una vecina tolerable y una maestra de baile muy estricta, veremos cómo me va en mi viaje a Europa en las siguientes vacaciones, tiemblo de pensar en tener que hablar con ellas de nuevo, después de todos esos correos que me han enviado, los cuales creo que tratan de burlarse de mí, bueno a ver que depara el destino por lo pronto ya hice reservaciones de vuelo y de hotel, no me quiero quedar en la cabaña con ellas.

Llegando a mi cuarto de hotel por fin me dispongo a dormir, los vuelos siempre  me han parecido algo muy cansado, eso de estar tanto tiempo sentado termina fatigándome más que la actividad física intensa.

Todavía no sale el sol cuando el teléfono suena, hace cerca de 10 minutos que estoy listo para salir pero hacia desidia por lo que tenía que enfrentar, una voz femenina y con claros rastros de fumadora esta del otro lado de la línea, indica que me espera en el vestíbulo del hotel para llevarme a las oficinas del negocio, tome aire y me dispuse a bajar.

6 meses ya han pasado desde que las vi, ahora estan todas reunidas sentadas en una enorme mesa de juntas (a mí me parece enorme), me miran y están a la expectativa de lo voy a decir.

-Me es muy grato informales que gracias su trabajo, dedicación, precisión en sus acciones y sobre todo en su compromiso, hemos logrado con creces las metas que nos impusimos hace ya 6 meses, les estoy muy agradecido.

Se les dejara descansar por un mes con triple goce de sueldo, esperando que disfruten el fruto de su trabajo.

Estaré en la espera de su respuesta de continuar contando con cada una de ustedes para el siguiente periodo de 6 meses, también espero con ansias sus sugerencias, críticas y comentarios los cuales servirán para mejorar nuestra labor.

El silencio reino en la sala de juntas después de que terminara de hablar, Ally se puso de pie, encendió la luz y apago el proyector, con cara seria y con un inglés muy mascado me dijo:
-nos extraña que no haya comentado nada acerca de los correos que le hemos enviado cada una de nosotras- se puso en una pose muy a lo modelo, mano derecha en la cintura y las piernas que asemejaban que marcaban 25 para las 6 en un reloj, estaba esperando una respuesta.

Fruncí el ceño y me tumbe en la silla de la cabecera de la mesa de juntas, con un tono severo pausado y claro dije:
-No se imaginan lo especial que es cada una de ustedes para mí, sus cualidades sobrepasan por mucho sus pocos defectos, siempre he pensado que son capaces de realizar todas las metas que se impongan, con esa idea en la cabeza quiero que sepan que cuentan con toda mi confianza y afecto, tiene carta blanca para hacer lo que quieran, adelante responderé cada una de sus preguntas.

2 horas y media duro el interrogatorio, a pesar de haber sido bombardeado con tantas preguntas, me sentía aliviado de dejar en claro la situación con ellas, aunque solo logre algo de tiempo esto me permitirá un margen de movimiento para mis siguientes acciones.

La junta ya termino y al despedirme de ellas con cara seria y enojada Vanya me reclama el porque me estoy hospedando en un hotel si tenía la cabaña disponible, le respondo que no quería incomodarlas y que prefiero respetar su espacio ya que la cabaña les pertenecía a ellas (hace cerca de 4 meses que la compañía la había comprado).

Lo que antes fuera un sueño húmedo ahora se convirtió en un dolor de cabeza, cualquier error o actitud mal entendida seria desastrosa, y echaría en tierra todo el trabajo logrado, entre más rápido me regresara a México, más rápido saldría del peligro en el que estaba.

Contrario a lo que esperaba mi sueño fue profundo y placentero, el despertar se presentó calmado y sin contratiempos, todas estaban durmiendo en sus habitaciones, me reí internamente de mi sobre todas las situaciones imposibles que me imagine, ahora que lo pienso sería ridículo que no fuera así, ellas son serias , calmadas y maduras.

Desayune y dispuse mi maleta, Ally estaba en la puerta de mi cuarto con una mirada sombría, me reprocha el no haber escogido a nadie, que entendía lo delicado de situación pero que eso no acallaría los problemas que han surgido en la oficina y en la cabaña, que cada una de ellas ha estado llorando en sus cuartos por no haber sido elegidas.

-¿Usted lloro Ally?, (siempre les he hablado de usted).
-No pienso responder, no creo que le importe.

Le sonreí y el anverso de mi índice acaricio su mejilla derecha, ella tomo mi mano la acurruco en su pecho y soltó el llanto.

No hice nada solo espere a que me soltara, la sensación es demasiado agradable, pero es mejor parar no quiero que nada se malentienda, apenas abro los labios y mi mano es liberada de su cálida prisión levanta la vista y me mira directo a los ojos.

Me pierdo en el color miel de sus pupilas, su perfume que antes me parecía leve ahora me abrumaba, respiro hondo disfruto el momento y pongo una postura seria, me despido lo más parco posible me dirijo al exterior donde me espera un taxi.

El vuelo a no me canso, demasiados pensamientos ocuparon mi mente por más de una semana. La imagen del rostro de Ally nunca ha sido tan tierna, me duele el corazón de solo pensar que ella había llorado enfrente de mí siempre pensé en ella como una mujer fría y correcta, la líder natural de ese grupo de chiquillas que me habían depositado su confianza y seguridad pero solo pude aprovecharme de ellas.  

Reviso mi correo y encuentro 6 mensajes, cada una me confirma su colaboración para el siguiente ciclo, el correo de Vanya lleva adjunto un archivo mp3, lo descargo, me pongo los audífonos y lo escucho.

Una voz angelical, casi infantil me susurra una canción, no le entiendo lo que dice ya que está en Albanes (creo) pero al final de la grabación ya no es una canción, es Vanya hablando en un inglés muy correcto:

Estuve a punto de visitarte a tu habitación, me quede parada frente tu puerta pero no me atreví a tocar, también escuche tu conversación con Ally, espero que te des cuenta de lo significas para nosotras;

Apago mi laptop, y salgo a la universidad, convierto mi corazón en un pedazo de hielo e ignoro todo lo que sucedió en estos días.

Llevamos 3 clases de tango y me encanta, el poder sentir la música y el duro cuerpo de mi compañera de baile me alegra mis jueves.

Sábado por la mañana, estreno mi moto, la acabo de sacar de la agencia, la pista de terracería está perfecta, un buen fin de semana me espera, Dario mi amigo me invita a una reunión en su casa, se celebra el regreso de su hermana, que viene de vacaciones (ella estudia restauración en la Sorbona de París).

Fiesta tranquila aunque un poco exagerada en la etiqueta y en los modales tanto de los invitados como de los anfitriones, casi parece una ceremonia cuando Diana, la hermana de Dario baja por las escaleras, me petrifico un momento ante la belleza de Diana, si tuviera que describirla lo mejor sería que tomaran como referencia a la mujer maravilla de John Byrne (alta, atlética, ojo azul, pelo negro abundante y muy chino), me dispuse a retirarme cuando Dario me detuvo para presentarme a su hermana, me sentí intimidado por como ella me veía, puso una cara como de que me reconocía pero no sabría de donde, entonces como si por fin recordara, me tomo del brazo y me llevo casi por la fuerza a la terraza.

Vanya, Ally, Liza, Brianda, Ángel y Collya, dijo los nombres con cierta prisa pero en forma de interrogación, las conozco, son mis amigas, y me han contado tantas cosas de usted, parecían historias irreales, fantasías, no podía creerlas, ellas me mostraron una foto que se tomaron con usted el día en se conocieron.

Me pare lo más derecho que pude, sonreí levemente;
-Fue un gustó conocerla, con su permiso me retiro.
-Espere, creo que estoy siendo un poco, no se... incorrecta.
Incremente el nivel de sonrisa asenté la cabeza en forma de despedida.

Maneje toda la noche no busque ningún destino solo me movía por la ciudad sin rumbo, cuando amaneció me dirigí a casa, tome una ducha y solo me quede dormido, no me importo que fuera lunes, no tengo ganas de ir a la universidad.

3 de la tarde me despierta el timbre de la puerta, era Dario, con cara preocupada me interroga sobre mi salud, le extraño mucho que no asistiera a clases, se puso muy serio y me pregunto si no estaba enojado con su hermana, si no me había dicho nada impertinente.

Le comente que no se preocupara, solo que ella sabe cosas sobre mí que no quiero que nadie sepa, le suplico a Dario que no intervenga ni le comente nada a su hermana.

Martes, acaba de terminar la última clase del día, Diana está parada en la puerta del salón al parecer está buscándome, me localiza y se dirige hacia mí, me siento como antílope ante una leona.

Con plena confianza e sienta a un lado mío, toma mi mano, y  comienza el interrogatorio;
-¿Todas esas historias que me contaron ellas son ciertas?
-¿Que es precisamente lo que te contaron?
-El orfanato, lo que les iban hacer, que tú lo impediste, que les diste una oportunidad para salir adelante...etc.
-¿No te dijeron cómo?
-Si me lo contaron, pero toma en cuenta que ellas estaban muy ebrias cuando me platicaron todo esto, ¿entonces no exageraron en nada?
-Debes entender que la historia puede estar muy distorsionada, ellas estaba encerradas en el momento que sucedió todo.
-Liza y Ally pudieron ver todo, a través de una rendija de la caja del camión.
-Pobres ahora entiendo su seriedad.
-¿Entonces fue verdad?
-Me reservo el comentarte lo que pasó.
-Ya basta con el misterio, ellas me importan mucho, pero lo que me contaron parece sacado de una mala novela de... no se parece ficción.

Le relato en forma breve mi versión de la historia, ella se me queda viendo y niega con la cabeza;
-Demasiado modesto, creo que me quedo con la versión de ellas, además de que las conozco mejor y sé que no exagerarían con algo tan serio.

Diana se retiró y yo me fui a mi departamento, le envié un mensaje a cada una de ellas para tener una videoconferencia lo más pronto posible, una hora después ya estaba hablando con ellas.

-Acabo de conocer a Diana.

El rostro de ellas palideció cuando pronuncie esas palabras.

-Creo que nuestra situación está muy comprometida, además me siento algo decepcionado con ustedes, no voy a tomar cartas en el asunto, Diana es hermana de un buen amigo por lo que no pienso afectarla, les agradecería que incrementaran su discreción, eso es todo.

Corte la comunicación, espero que con eso sea suficiente.

El reinicio de las actividades de la empresa Europea me tomo menos tiempo y trabajo de lo que esperaba, todo indica que será un productivo periodo de actividades, son cerca de las ocho de la noche y me dispongo a preparar todo para dormir, suena el timbre de la puerta y una desconocida se encontraba en el umbral de mi departamento.

Una jovencita de pelo corte príncipe valiente se encontraba con las manos juntas y con pose como de que tenía ganas de hacer pipí, me sorprende cuando dice mi nombre, la interrogo sobre el motivo de su visita;

-Soy yo ¿que se le ofrece?
-Tengo una carta para usted.
-¿Carta?, que anacrónico, ¿De quién es?
-Por favor léala, creo que despejara todas sus dudas.

El contenido de la carta no despeja ninguna de mis dudas, tan solo contiene un memorándum de hace 5 meses que envié a la oficina de Europa.

-¿Donde consiguió esto?
-Es la carta que le explica el motivo de mi visita.
-Esto no es una carta, además de que contiene información que no es de su incumbencia.
-Pero... si el, él me dijo que le explicaba todo en esa carta.
-¿El?, ahora ya son dos la interrogantes.
-Mi nombre es Isabela, se supone que esa carta me serviría para poder conseguir trabajo y alojamiento.
-¿Quién es esa persona que le dio esto?
-Héctor Canseco, me lo tope por casualidad en la central camionera después de que me robaron la bolsa y las maletas.
Todo esto me da muy mala espina, sinceramente no sé si creer su historia, pero el hecho de que tenga ese memo significa que la seguridad de la oficina europea está comprometida.
-¿Te das cuenta de lo sospechoso que resulta?
-La desesperación te hace hacer lo que sea por salir adelante, además ¿que podría perder?
-No te imaginas lo que pudieras perder, pero espera un momento.

Realizo una llamada reservando una habitación de un motel, le explico que ya tiene donde quedarse que la renta está pagada por un mes completo.

Ella me mira desconfiada, -¿porque me estás ayudando?
-Tengo que averiguar de dónde salió esto, y la única pista que tengo eres tú.

reviso el historial de actividades de mi computadora, resulta que fue encendida en una hora en la yo estaba en mi trabajo de ingeniero de sonido, creo que esa fue la forma en que pudieron obtener ese memo, ¿pero porque tomarse tantas molestias?.....Valla parece que si hubo consecuencias, creí que no habían quedado testigos, no, no es por ese lado, fui muy cuidadoso de eliminar todos los cabos sueltos...claro la vecina, como no lo había visto, será mejor que sea cuidadoso, lo primero ser mudarme otro sitio más seguro, lastima ya me estaba acostumbrando a este sitio.

La mudanza fue rápida, nunca tuve muchos objetos, tuve cuidado en cambiarme en un día en que no estaba la vecina así no tenía que dar ninguna explicación.

Ahora vivo en una casa, mi calidad de vida mejoro mucho desde la mudanza.

Cambie todo mi equipo de cómputo y ahora solo utilizo sistemas basados en Linux para el manejo del negocio en Europa, espero que esto sea suficiente, ser paranoico es muy fastidioso, el mes que pague en el hotel está a punto de terminar me pregunto si ella todavía estará en esa habitación.

Retomo  mi costumbre de leer en las tardes, el placer de aprender cosas nuevas a través del estudio es una práctica que había abandonado, que bueno que lo he retomado.

Mi vida parece seguir un cauce de cotidianidad, al fin hay paz en mi vida, mi celular suena, es del hotel donde rente la habitación para esa chica, me indican que ella ya abandono la habitación, espero que este bien y que no encuentre contratiempos.

Miércoles 3 de la tarde entro a un establecimiento de comida rápida, la cajera que me atiende resulta ser Isabela;
-Veo que conseguiste trabajo.
-Así es no me puedo quejar.
-¿Ganas poco?
-Lo suficiente para vivir.
-¿y tu familia?, ¿ellos no te ayudan?
-No tengo familia, hasta hace un mes vivía en un orfanato, cumplí los 18 y me mandaron con...
Esto ya lo había escuchado solo que en Europa y de la boca de ellas, algo anda mal.
-Deja la caja y el uniforme, tú te viene conmigo.
-Pero todavía no me pagan además me resulto difícil cons....
-Solo hazlo.
La subí a mi camioneta y me dirigí al mirador, ahí me detuve para poder hablar con ella.

-Corrígeme si me desvió en algo, en el orfanato en el que estabas cuando cumplen 18 años, se les indica que ya no pueden vivir ahí, les entregan una carta y una dirección donde entregarla, la carta se supone que es una recomendación para conseguir trabajo y un alojamiento, misteriosamente ninguna de las chicas regresa a visitarlas o a contarle como les ha ido, es más el orfanato resulta ser casi una fortaleza donde han sido aisladas y educadas para ser obedientes y sumisas, cualquier signo de independencia es reprimido con severos castigos, se les motiva para cuidar su estética, para parecer unas muñecas.
-Sí, todo lo que me dices es exacto, pero yo me escape de ahí, lo que le conté sobre lo que me robaron las cosas y lo demás si pasó.
-¿Que aspecto tenía el tal Héctor que te dio la carta que me entregaste?
-Joven, con el rostro bonito, buena ropa, pelo negro ojos azules, un poco más bajo que usted.
-¿Tenía una pequeña cicatriz en la ceja derecha?
-Sí, así es, ¿lo conoce?
-Creo saber quién es.
Dario, parece que si hablo con su hermana, pero que trastada es esto.
Isabela me dio un pequeño jalón en la manga de la chamarra, me indica que ahora ya no tiene trabajo y por lo tanto no tendrá dinero para pagar el cuarto que acababa d rentar en una pensión.
-Te doy dos opciones: trabajo honesto, techo modesto y paga de media a baja o trabajo deshonesto, una casa, auto propio y buena paga.
-¿De qué es el trabajo de la segunda opción?
-Serias mi amante, tendrías que mantener limpia la casa, atenderme cuando yo quiera y mantenerte estéticamente agradable.
-¿Y la primera?
-Serias mi sirvienta y asistente.
-No le veo la diferencia, por lo que tomo la segunda opción.
-¿Estás segura?, tengo tendencia algo depravadas.
-Sí, estoy segura.
-O. K. te llevare a tu pensión te recogeré pasado mañana, toma este dinero para lo que necesites, espérame a las 4 de la tarde.

Respondió exactamente igual que las chicas de Europa, parece que el entrenamiento de sumisión que les dan en esos orfanatos es muy estricto, las posibilidades que me habían planteado me presentaba una pista de quien me mandaba el memo, fue extraño que al buscar el nombre que me había proporcionado Isabela, el tal Héctor si existía, no tenía antecedentes pero si trabajaba para el DIF, creo que ellos regulan los orfanatos en México, por lo que si yo quisiera tener un control estricto sobre un orfanato recurrirá a sobornar a varios de sus miembros, supongo que las personas que intentaron comercializar a las chicas de Europa son las mismas que me mandaron a Isabela, esto parece monologo de novela de detectives barata, lo más seguro es que no exista relación y solo me estoy imaginado cosas, solo que le echo de que ella tuviera ese memo impreso y que acudiera mi casa directamente descarta esos tranquilizadores pensamientos.
Bueno ahora le tengo que cumplir lo prometido a Isabela, aunque no tengo idea de por qué accedió a los términos que le impuse, yo creía que aceptaría la segunda opción, aunque me alegro que aceptara la primera, realmente necesito un desfogue y ella me lo proporcionara a pesar de los escrúpulos que me gobiernan.
Recibo un correo en donde se me solicitas de forma muy atenta el pago de 2 millones de dólares por haber adquirido a Isabela, me indican un número de cuenta y los pago sin vacilar, eso no me resulta ni remotamente doloroso, y creo que ellos no están enterados de que las chicas de Europa les pertenecían, santo remedio no volvieron a molestar.

Mi próxima jugada me presenta dos opciones una es USA y el otro Japón, creo que he logrado descifrar el código de sus principales sorteos por lo que será fácil repetir la operación que hice en México y en Suiza, escogeré Japón, siempre me han gustado sus mangas y animes, me podre manos a la obra.

La operación me costó cerca de 728 mil dólares, pero me reporto ganancias de cerca de 218 millones de dólares, no me imaginaba que los Japos manejaran premios tan jugosos, va ser necesario viajar para arreglar lo del cobro del premio y distribuirlo en varias cuentas del país nipón, no pienso meterme en líos como en la operación de Europa.
Visito a Isabela un días antes de mi viaje, me la paso bien y me relajo, me parece extraño creo que le estoy agarrando cariño a esa niña, pero mejor no digo nadada no me conviene mesclar sentimiento con los negocios.
El cobro del premio, la distribución del dinero en varias cuentas y mi anonimato se realizó muy fácilmente, los nipones son muy organizados por lo que no represento ningún problema, me dirijo a un restaurante para cenar creo que me iré en una semana, esto lo puedo tomar como vacaciones.
Dos tipos mal encarados están sentados en la mesa frente a mí, me estoy poniendo paranoico, pero parece que no van tras de mi sino de un tipo con traje barato con toda la facha de guarura, al salir de la calle me encuentro con lo que parece ser un asalto, curiosamente los protagonistas son los antes descritos, y la victima el guarro, intervengo por simple impulso, lo mal encarados no resultaron ningún reto eran una viles lagartijas ligeras y escuálidas fáciles de neutralizar, ayudo a levantarse al guardaespaldas y me sorprende lo ligero que es, en realidad estos japos sí que son flacos, con cara asustada comienza con una perorata en japonés la cual no entiendo la primera y la otra mitad no sé de qué trata, le pido que me hable en inglés(dudo mucho que sepa español), y con un inglés muy malo me explica que están a punto de secuestra a su patrona, que no le puede avisar a las autoridades ya que la policía está comprada.

Por idiota y metiche lo acompaño mientras me pide mi celular para realizar una llamada de alerta, no obtiene respuesta de las escoltas de su patrona teme lo peor, no corremos ni 4 cuadras cuando encontramos un auto lujoso arrinconado por una camioneta (si a eso se le puede llamar camioneta parecía un auto compacto con redilas) y dos motocicletas, el guardaespaldas cual vil kamikaze se lanza a tratar de evitar el secuestro, yo le meto una zancadilla para impedírselo, los hombres estaban bien armados y hacerles frente con las manos desnudas es una locura, uno de ellos me apunta, tomo unas monedas de mi bolsillo y se las arrojo a la cara, una de las monedas le impacta en el pómulo izquierdo y eso me da tiempo de desarmarlo, al parecer sus compañeros no estaba bien coordinados ya que mi intervención le dio tiempo a la escolta para repeler el ataque y neutralizar a los secuestradores.

Como remolino ocurrió todo lo demás  me empujaron dentro del auto, no me dieron tiempo ni de hablar ni de explicar, una joven histérica se encontraba dentro del auto, la violenta forma de manejar del chófer no permitía acomodarse en forma correcta en los asiento, me acabo de dar cuenta que la persona que me empujo adentro del carro es el mismo guarura al que había ayudado.

Caminar por los pasillos de una inmensa mansión fue algo casi inolvidable, no sabía que en Japón tenían construcciones privadas tan grandes, un anciano se me acerca por la espalda, lo detecte por el aroma de su colonia, ya que no hacia ningún ruido al caminar, con un tono amable me conduce a una habitación la cual tiene una pequeña sala de estar, con tono curioso pero pausado me realiza varias preguntas, las cuales contesto sin vacilación, cuando llega a la pregunta del motivo de mi estancia en Japón me limito a contestarle que buco donde invertir 200 millones de dólares, el anciano complaciente me indica que él tiene un excelente grupo de corredores de bolsa que me asesoran en el tema, con cara un poco seria lo cuestiono si él no estaba interesado en manejar ese dinero, el anciano se sonríe y se limita con un tono complaciente a decirme:
-Mi joven amigo es muy poco dinero como para que me involucre, pero por usted mejor le invertiré la propuesta, ¿porque mejor no maneja usted mi negocio?, vaya parece que no le sorprende mi propuesta al parecer ya adivino el trasfondo de lo que le pido, será mejor que no lo repita ya que todas las paredes tienen oídos.
-Su gente no confiara en un extranjero.
-Lo aran si quieren continuar en el negocio.
-¿Alguna limitante?
-Ninguna, solo si veo que mis intereses son afectados entonces intervendré, pero conozco sus antecedentes y no creo que sea necesario, se lo pido que por lo menos sean 2 años, mientras mi nieta está lista para tomar las riendas del negocio.
-¿Usted sabe que tomare provecho de la situación?
-Conozco su mesura por lo que creo que es un riesgo aceptable.
-De acuerdo, voy a requerir un día para estudiar las inversiones y unas 6 horas para establecer un plan de acción a un mes.
-Numiko le proporcionara todo lo que pida, sírvase a utilizar mi oficina como base de operaciones, yo voy a viajar a Viena por motivos de salud, mi nieta se quedara le pido que le tenga paciencia y que ella esté involucrada en las decisiones que tome.
-Ella es la parte principal de mi plan de acción, solo requiero los detalles para afinar lo que tengo pensado.
-Tal y como lo pensé, usted es exactamente lo que me reportaron.

Los informes me llegaron rápidamente, no fue difícil entenderlos, estaban muy bien organizados y resumidos, el estudio y plan de acción no me llevo más de una hora lo que me llevo más tiempo fue el aprender el idioma, y el tratar de tener un acento neutro.

Solicite un traje y pedí que arreglaran la sala de juntas de tal manera que el lugar que yo ocupara no fuera del todo visible por los demás, daba la impresión de una mala película de espías donde el jefe malo nunca se ve y está oculto por las sombras.

La mentalidad japonesa con respecto al liderazgo no difiere mucho de la mexicana, la cuestión es mostrar que los tiene muy bien puestos (eso lo sea actuar muy bien) y demostrar que si se desobedece las consecuencias serían fatales, mi comportamiento en la junta fue la de un patán prepotente, el cual les va dar dividendos que jamás se habían tenido, la codicia y el actuar como macho funciono a la perfección.

Adiestra a la nieta del señor Yamura fue simple me recordó mucho a las chicas de Europa, a partir de este momento ella tomaría las riendas siguiendo el plan que le trace, le indique que regresaría en un mes para indicar las siguientes acciones.

Mi reunión con los corredores de bolsa que indico el anciano fue breve, me limite a entregar el dinero y ellos me dieron las claves de acceso de las cuentas que contendrían mi dinero.

De regreso a México de di una vuelta por la casa que le compre a Isabela, me dedico a revisar los detalles, la impermeabilizo y arreglos las goteras que tenía la tubería, está actividad me resulta relajante, Isabela me mira preguntándome que cuando va a tomar posesión de todo lo demás, le indico que eso lo decidiré cuando yo quiera.

Es hora de retomar mis estudios y poner en actividad mi negocio europeo, todo regresa a la rutina a la que estoy acostumbrado, cuando me encuentro con Dario y su hermana no los cuestiono sobre nada la verdad es que me da pereza meterme en las suspicacias de estos hermanos.

Ya ha pasado 3 meses del incidente de Japón, mis viajes a las tierras niponas le han dado muy buenos dividendos a la familia de Yamura, pero para mí economía las ganancias son modestas, al parecer se corren varios rumores sobre mi entre los empresarios Japoneses, uno cuenta que estoy deforme y que por eso no me dejo ver el rostro en las juntas, hay otras más disparatadas donde dicen que soy hijo o nieto del señor Yamura y que no quiero que vean mi parecido hacia él, otro que soy el prometido de Harimu y que estoy tomando las riendas como cabeza de familia(ese rumor no me cae muy en gracia), ninguno hace mención a la posibilidad de que yo sea un extranjero, mi última reunión con el anciano y su nieta se realiza en ginebra al parecer el anciano ya decidió su retiro y piensa pasar el mando a su nieta.

-¿Qué piensas de Harimu?
-No creo que este lista, le contesto.
-Yo tampoco, pero mi salud ya no me permite continuar al mando, la pongo a tu cuidado.
-No lo creo conveniente, lo mejor sería ponerla al tanto y que tomara las riendas.
-¿Y si la tomaras como esposa?
-Es una mala idea, como extranjero ninguno de sus socios me aceptaría como cabeza de familia.
-Por lo que veo ya tenías contemplado esa posibilidad, además de que encontraste una buena excusa como para evadirlo.
-Mi intensión nunca ha sido tomar el poder de su organización, además de que los planes que he elaborado cubren los dos años que usted me dio como plazo.
-Es extraño que no quieras el poder o acaso no te agrada mi nieta.

La dichosa nieta parecía muñeca, resultaba muy apetitosa pero nunca me dejo llevar por mis.... deseos.

-Su nieta es muy atractiva, pero no es por ahí que va el asunto, yo solo apelo a mis intereses y siento que la línea que estoy llevando es la correcta.
-Si yo tuviera tu edad y tu cerebro, no te imaginas lo que haría, el mundo se pondría a mis pies.
-No lo dudo, pero mi ambición no nubla mi razón, siempre pienso en las consecuencias.
-Me resulta difícil imaginar lo que tienes planeado, pero mejor no digo nada ya que tú eres lo mejor para el futuro de mi nieta.

Harimu me pide hablar a solas, me indica la inquietud que tiene sobre la salud de su abuelo y el miedo que le da el quedar sola, le digo que no tiene de que preocuparse, su abuelo es un roble y como tal vivirá mucho tiempo y con respecto a las responsabilidades yo me encargaría de prepararla lo mejor posible, ella con una cara seria me dice:
-¿Es cierto lo que dicen que le hiciste a los que me mandaron secuestrar?
-Sí, es cierto.
-Pero no somos Yakuza.
-Esto establecerá un precedente.
-Te estás convirtiendo en una leyenda urbana entre las altas esferas Japonesas.
-Una consecuencia, la cual no tengo interés en explotar.

La conversación, se tornó un poco más amistosa, el hielo entre nosotros ya se rompió, eso me facilitara el dejar los asuntos de Japón, ya que las cosas se están saliendo de control.

Un terrible terremoto afecto la zona sureste de Japón, 3 prefecturas resultaron completamente destruidas, toco la catástrofe cuando yo estaba de ;visita;, esto afectaba de forma severa mis planes por lo que me puse en contacto con cada uno de los directivos de las empresas asociadas con Yamura, los organice para que la situación se restableciera lo antes posible, gestione ante el gobierno, obligándolos por medios económicos a que se destinaran recurso inmediatos para la reconstrucción de vivienda de la prefecturas destruidas, si la vida cotidiana de la zona no se recuperaba lo antes posibles, retrasarían mi salida de la corporación en casi 6 meses, no podía permitirlo, en cosa de una semana, todos los servicios básicos se estabilizaron, por medio de las constructoras afiliadas a la empresa se pudo reconstruir las zonas afectadas en menos de 15 días, estire el recurso humano lo más posible, logrando en forma casi faraónica a lograr la normalidad de las tres prefecturas en un plazo de 3 semanas, termine muy fatigado ya que supervise en forma personal cada una de las órdenes que emití a nuestras filiales.

Un mes después en Japón en el lobi de las oficinas corporativas de las empresas Yamura, me reciben una multitud de personas en traje, me hacen una valla realizando una reverencia, esto me incomoda, al parecer mi identidad ya es totalmente publica, complicándome la vida en México y Europa, al entrar a la sala de juntas los miembros de la junta están de pie con una sonrisa en sus labios y haciendo una reverencia, tomo mi lugar en la cabecera la cual está perfectamente iluminada, ¿qué rayos está pasando?
El Señor Makagushi, el miembro más renuente a mi mandato en la junta me dirige unas palabras de una forma ridículamente solemne.
-Sus acciones al dirigir las maniobras de rescate y reconstrucción han elevado el prestigio de cada una de las empresas aquí representadas, su calidad como líder de la corporación le proporciona los favores de la élite del gobierno de nuestro país, al grado de que el emperador lo condecorara con los más altos honores.

Pongo una cara seria, y tomo una pose meditabunda, esto ya está fuera de control, si me dejo llevar las posibilidades de salir se anularan;

-Tomen sus asientos y continuemos con la junta.

La junta se desarrolla en forma rutinaria, pero la cara de cada uno de ellos me mira de una forma condescendiente, el ambiente me resulta muy irritante, en el último punto a tratar se vio sobre la ceremonia donde recibiría los dichosos honores por parte del emperador.

3 días después la ceremonia se lleva acabo, tengo suerte de solo resulto como una noticia más en la televisión japonesa.

De regreso en México, visito a Isabela, ahora si tomo posesión de la casa y todo lo demás, necesitaba olvidarme de todo y lo logre aunque sea en forma momentánea.
La plática de Isabela me regresa a la realidad;
-Cuando me entere que viajo usted a Japón, me puse a practicar mis viejas clases de japonés.
-¿Estudiaste Japonés?
-Se hablar 8 idiomas.
-Todo un estuche de monerías, de da gustó saber eso de ti.
-Todo por servirlo mejor, pero al entrar en la computadora a las noticias Japonesas me encontré con varias fotos suyas, no sabía que usted es tan popular en la tierra nipona.
-¿A qué quieres llegar?
-Creí que le alagaría que yo supiera de sus logros en el extranjero.
-La verdad, no me gustan las zalamerías.
-Está bien, la verdad es que me asalta la duda de porque si tiene tanto prestigio y recursos en Japón y Europa, usted vive aquí en Monterrey, con un estatus quo muy bajo.
-¿Europa?
-Tengo buena memoria y recuerdo el contenido del sobre que le entregue cuando nos conocimos.
-Definitivamente un estuche de monerías, pero tu suspicacia es demasiado evidente, te recomiendo un poco más de discreción.
-Y usted es bueno en evadir las respuestas.
Le sonreí y me retire en silencio.

Una serie de correos de la empresa europea me solicita el contacto por videoconferencia, la cual se realiza 2 horas después;
-Qué bueno que se contactaron conmigo chicas, necesito de su intervención ya mis inversiones en el mercado de valores Japonés son decepcionantes.
-Nos sorprende, no era eso el tema que queremos tratar con usted.
-¿De qué se trata?

La cara de desconcierto y sorpresa de las chicas me lleno de dudas.
-Con todo respeto le queremos preguntar el motivo de... este usted es ahora la última noticia en el medio financiero Japonés, lo cual contradice su política de confidencialidad y anonimato.
-Lo sé es una situación la cual se salió de control y yo no tenía planeado.

El desconcierto y el cuchicheo aumenta entre las chicas.

-Creo que tengo una idea de cómo solucionar mis problemas de ganancias en Japón, mmmm déjenme planearlo, esperen noticias mías en lo que va de la semana, con respecto a lo de la publicidad las noticias no pasaran de nivel financiero, esto no afecta en nada a los planes que tengo en Europa por lo que ustedes no se deben de preocupar, viendo cómo está la situación les ofrezco mis sinceras disculpas ya que he sido yo el primero en romper el protocolo de seguridad que yo establecí.
-No esperábamos esto, estamos para servirle y esperaremos las noticias que usted indique.

El plan era sencillo, instruiré a Isabela en el manejo de mi dinero en Japón y la enviare a Europa para que realice el trabajo.
No supe si esto le alegro o entristeció a Isabela, tomo la misma expresión que tomaron las chicas cuando las entrene para su trabajo.

Ya todo está listo, la empresa Europea recibió a Isabela sin novedad, creo la que la extrañare, ahora no sé qué hacer con la casa y el auto que le había comprado, si todo va como lo he planeado solo tendré que visitar Japón cada tres meses y no mensualmente como hasta ahora.

Retomo de nueva cuenta mi vida universitaria, parece que nada ha cambiado, pero siento un vació en mi interior.

Recibo una llamada de Diana, me pide que comamos junto, acepto la invitación, ella se ve espectacular como siempre, la saludo en forma cordial y ella me recibe con una alegría que me sonroja.
-Vaya pícaro el que resultaste ser.
-¿A qué te refieres?
-Ya me contaron mis amigas Europeas, sobre Isabela.
-Venenito.
-Solo chismosa, nunca venenosa.
-Por lo que veo quieres confirmaciones, tomando encuentra que fue tu hermano quien la envió conmigo.
-El creía que te estaba pagando un favor.
-Y lo hizo, me pago con creces.
-Pícaro.
-No soy santo.
-Me agrada escuchar eso.
-Pero no traiciono a mis amigos.
-Lastima sería divertido.
-Ni tanto, yo no resulto tan espectacular y creo que tú eres exigente.
-Realmente no lo sé.
-Valla eso resulta muy... inesperado, mejor evitamos tentaciones.
La risita que suelta resulta muy atractiva.
-¿Sabes que Isabela provoca los celos de las 6 chicas?, ellas me lo dijeron.
-Son personas maduras, no se dejaran llevar por tonterías como esa.
-No conoces como son las mujeres con algo que creen suyo.

Las ganancias generadas por el premio Japonés se incrementó considerablemente desde que Isabela lo administra, me parece que el viejo Yamura estaba frenando a los corredores que me recomendó.

Las clases de bailes me resultan relajantes, me permiten olvidarme de todos los compromisos y obligaciones que tengo, la actual pareja que me toca en las clases de salsa me conflictua ya que es mucho mejor que yo, pero disfruto los momentos en que yo no me equivoco (ella nunca se ha equivocado, por lo menos con migo), es interesante pero siento que está fuera de mi alcance, ella siempre me mira altiva, creo que resulta masoquista de mi parte el disfrutar su compañía.

Me dirijo a la primera junta trimestral en Japón, espero que los planes que plante hace 3 meses si se hayan podido realizar sin contratiempos, poco a poco le dejare el mando a la nieta del señor Yamura, ya no me importa si está lista o no.

La escolta de la corporación me espera en el aeropuerto, se ven algo inquietos como si escondieran algo, siempre he pensado que son muy malos para guardar secretos, malos pensamientos asaltan mi mente, la junta está más solemne de lo acostumbrado, es increíble el silencio que impera en la sal de Juntas.

-Le tenemos una noticia muy importante, señor.
-¿Su solemnidad me inquita Shoko?
-No es por demás, las 3 corporaciones que controlan la producción y distribución de energía en toda Asia desea realizar negocios con nosotros.
-Esas son buenas noticias, pero ¿no veo por qué las caras largas?
-Bueno no solo eso desean poner a disposición de la compañía un porcentaje de sus acciones.
-Tanto mejor, pero eso no responde mi pregunta, acaso tienen una condición difícil de aceptar.
-Como siempre es usted muy perspicaz.
-¿Cuál es esa condición o condiciones?
-Que usted tome completo el control de las operaciones como...
-¿Dueño?
Lo dije con enfado y enojo.
-Así es señor.
-Yo no traiciono.
-No es traición es solo tomar una oportunidad que beneficiaría a todos.
-Está fuera de discusión, redacte una negativa lo más diplomática...
-No lo haga Shoko.
Interrumpió el señor Yamura, entrando en forma muy dramática acompañado de su nieta.
-No has considerado la propuesta que te acaban de hacer, yo creo que el beneficio hacia todos sería muy amplio, además yo no lo considero traición.
-Yo si lo veo así señor Yamura.
-Como siempre demasiado digno y honorable, créeme cuando te digo que el único digno de ocupar el puesto que se está planteando en esta sala eres tú, además si no lo tomas mi familia, mi nieta todas las personas que amo estarán desprotegidas a merced de... digamos tiburones.
-Déjeme analizarlo, yo no tomo decisiones si no considero todas las alternativas, por ahora continuemos con la junta que tenemos mucho trabajo pendiente.
Todo trascurrió como en forma normal, pero sentía que todos me trataban en forma muy servil, ya me molesto está situación, el señor Yamura quiere manejarme como un títere.

El plan que desarrolle involucra a la empresa europea, mis investigaciones me indican que las empresa que me solicitaron estaba preocupados por neutralizarme, al parecer ellos creían que tengo la intención de dominar todo el mercado (nada más lejos de la realidad), no me creerían que lo único que quiero es quitarme de encima los problemas que me causan la corporación Yamura que no me da ningún beneficio.

Lo primero fue reunirme con los directivos de dichas empresas para poner las cartas sobre la mesa, le indique que estaba enterado de su plan de neutralizarme y les propuse una alternativa en la cual yo no poseyera ninguna acción de ninguna empresa pero acatarían mi dirección, la idea no les gustó mucho pero terminaron aceptando, después por medio de los recurso que ponían a mi disposición me puse a investigar a la organización que padroteaban a las huérfanas, no fue difícil contactarla, resulta que a pesar de que era una organización mundial, contaba con pocos elementos y estaba en franca agonía, al parecer solo contaban con una reserva de 35 chicas distribuidas en 4 países, el jefe de la organización estaba más allá que para acá, no fue difícil destruirles con ayuda de los Yakuza, y tomar posesión de todos su bienes(incluyendo a las chicas).
Entrenarlas para el manejo de las 3 compañías fue fácil, al parecer en esos orfanatos las sugestionaban para obedecer las órdenes de sus amos(que feo se oyó eso), todo se facilitó al ponerlas bajo las órdenes de las chicas de la compañía europea, los Yakuza resultaron muy útiles en el manejo del papeleo de las muchachas, al parecer puedo contar con su alianza mientras ellos obtengan beneficios, lo cual no es difícil al contar con los recursos de las 4 compañías más ricas de Asia.
Todo se podrá manejar con un mínimo de mi intervención, todos contentos y felices, al menos eso creo.

20 años, tengo una considerable fortuna y un montón de responsabilidades, las cuales me dejan poco tiempo para disfrutar las cosas simples de la vida, mi vida en la universidad es un escape a todo lo que tengo pendiente en el extranjero, ahora me pongo a pensar que nunca he disfrutado de las cosas que he obtenido fuera de las fronteras mexicanas, en las clases de baile la pareja tan altiva que me toco las semanas pasadas parece como más amable, eso me emociona y me pone nervioso.

La junta semestral con la empresa europea se realiza sin contratiempos, las veo cansadas por lo que decido hacer una pausa a le pido a Liza que encienda las luces y apague el proyector, en forma poco solemne le hablo en forma lo más relajadamente posible:
-La carga de trabajo se les ha incrementado en forma considerable por lo que estoy considerando en cerrar la empresa europea en forma temporal -La expresión de las chicas rayaba en el horror.
-¿Acaso le hemos fallado en algo señor?-dijo Collia.
-No estamos cansadas ni nos hemos quejado, somos fuertes y podemos con la responsabilidad-interrumpió Ángel.
Les sonreí en forma complaciente:
-Todo eso ya lo sé, esto lo hago por su bien, no quiero que su rendimiento baje por fatiga y saturación.
-Como dijo Ángel somos fuertes y podemos con eso y mucho más, no veo la necesidad de cerrar la empresa -dijo Ally dejando su postura serena que siempre la ha caracterizado.
Una lluvia de protestas me callo en forma continua y algo violenta, mantuve una postura calmada mientras las escuchaba en forma paciente, en forma lenta me levante de mi asiento y con voz autoritaria (creo) le dije:
-¿Acaso me están cuestionando?-Ellas callaron y tomando una actitud sumisa
-Esto me va a ayudar a adaptar un plan de acción más eficiente y lucrativo, nunca he creído en la sobre explotación de recurso valiosos y ustedes son lo más importante para mí, la empresa se cerrara por 3 meses, ustedes seguirán con los mismos ingresos económicos, durante este periodo pueden hacer lo que quieran no quiero que se limiten en nada, si requieren más recurso solo pídanlo no pienso ponerles ningún límite, las quiero frescas para el 5 de abril.

Todas tenían la mirada Baja, Isabela se levantó de su asiento y comento:
-¿Realmente podemos hacer lo que queramos?- lo dijo con voz de niña como quien esconde una doble intención.
-¿Qué es lo que quieres hacer Isabela?- la cuestione en forma desconfiada.
-Eso me lo reservo, solo quiero que me asegure si realmente podemos hacer lo que queramos.
-Sí, si pueden hacer lo que quieran.
-Está bien- sonrió dio la media vuelta y salió de la sala con un paso alegre casi como de una niña jugueteando.

La junta se dio por terminada, mire el reloj para determinar el tiempo que me quedaba antes de ir al aeropuerto ya que tenía que viajar a Taiwán a revisar lo de las empresas asiáticas, un pensamiento me atormento un instante, ¿Que planes habrá hecho Isabela?, el pensamiento fue interrumpido por Liza la cual me tomo del brazo, con un tono relajado con las palabras un tanto melosa me pregunto si ya me iba a Taiwán, la pregunta me extraño ya que ella se encargó de organizar mi agenda en Asia;
-Si ya me voy al aeropuerto.
-¿no le molesta si lo acompaño?, ya tengo las moletas listas - señalo un par de maletas que estaban a un lado de su escritorio.
-¿Quieres ir a Taiwán?
-y a Singapur, Tokio y Monterrey.
-Acabas de describir mis destinos de viaje.
-Lo se.- rió en forma picara.

La compañía de Liza resulto muy agradable, no había tenido oportunidad de tratarla en forma personal, siempre me pareció seria y cohibida, de las 7 chicas siempre fue la más retraída, ahora se comportaba alegre y divertida esto aunado a que es increíblemente hermosa, me puso en una situación un tanto comprometedora pero muy entretenida.

Al finalizar el viaje de 5 días por Asia, el aeropuerto de Monterrey nos estaba esperando, mi compañera de viaje estaba más alegre de lo normal, llegando a la sala internacional vislumbre 6 estilizadas figuras, eran todas las chicas que nos recibían en forma muy festiva (demasiado, para mi gustó), Ally se adelantó y se colgó de mi cuello en forma cariñosa;
-Bienvenido, espero que esté listo para lo que le espera.-dijo en forma un pausada y esbozando una gran sonrisa.

Puse una cara muy seria y mire el rostro de cada una de ellas, con la actitud más seria que pude (tomando en cuenta que una belleza como Ally estaba colgada de mi cuello) les dije:
-Y bien ¿Cuáles son los planes?- Sonreí y tome una postura más relajada.
-Cancún, al cabo la empresa paga- dijo Vania mientras ella me liberaba de los brazos de Ally la cual protesto con un puchero.

Estoy totalmente relajado, mi mente está en blanco, no dormía tan bien desde hacía mucho tiempo, bajo a tomar el desayuno y me encuentro con Liza, le pregunto el motivo por el cual me acompaño a Asia;
-Tuve suerte, se sorteó para ver quien se aseguraba de que estuviera en el aeropuerto de Monterrey el día y la hora acordada.
-Y tu perdiste- comente en forma maliciosa.
-Al contrario- sonrió mientras retiraba su negro pelo de su oreja, mostrando un cuello blanco, delgado y muy largo.
-Espero no haberte aburrido en ese lapso de tiempo- dije tratando de mantener la compostura en vano ya que me sentía colorado como un tomate.
-No puedo creer que lo pueda poner nervios- dijo Liza en forma sorprendida y alegre.
-Eres una mujer muy bella, claro que me pones nervioso.
Liza abrió los ojos como si un gran secreto le hubiera sido revelado, en forma nerviosa miro de un lado a otro como si buscara algo, mientras la blanca piel de su rostro se ruborizaba.
El mesero nos interrumpió al servirnos el desayuno;
Un silencio incomodo se apodero del ambiente, el cual dispuse a romper.
-¿De quién fue la idea de este viaje a Cancún?- la cuestione con la clara intención de relajar la situación.
-De Isabela- contesto y en forma algo tímido me pregunto-¿Es cierto que ustedes que ustedes son...?
-Fuimos, pero es algo que no creo adecuado comentar.
-Disculpe por haber preguntado.
El desayuno transcurrió en forma lenta y agradable, la forma en que Liza me hablaba se relajaba más a cada momento, aunque cuando sus ojos se cruzaban con los míos ella volvía tomar esa actitud sumisa que tienen cada una de ellas cuando hablan conmigo.
Tuve que interrumpir mi estadía en la playa por mis obligaciones en la universidad. Me resulta imposible faltar tantos días, las protestas no se hicieron esperar, pero les aclare que estaría en constante contacto con ellas para saber si están bien y si no se les ofrece nada, esto parece que las calmo y me dejaron ir sin problemas, las siguientes semanas estuve muy ocupado, no tenía ningún tiempo libre, lo que me permitió aguantarlo fueron las clases de baile, las noches donde trabajaba de ingeniero de sonido y las constantes videoconferencias con las chicas.

El 5 de abril llego en un pestañeo, la reunión en las oficinas europeas se realizara en 2 horas si no hay ningún contratiempo, estoy tirado en la cama del cuarto del hotel donde me hospedo, cuando el teléfono suena, es de nuevo esa voz femenina con claras marcas de fumadora que pertenece a la chófer que me conduce a las oficinas en Europa, me extraño ya que faltaba mucho para el inicio de la junta:
-Me permite subir a su habitación- dijo ella en forma solemne.
-Claro es la 7598 en el octavo piso- le conteste extrañado.
La recibí con cortesía.
-¿No es un poco temprano para que me lleve a las oficinas?
-Si lo es, lo que pasa es que deseo hablar con usted- me lo dijo con un inglés con un fuerte acento teutón.
-usted dirá- mientras le ofrecía una silla para que se sentara- ¿desea tomar algo?
-Nada gracias, sería incapaz de aceptar que usted me sirviera algo.- lo dijo como si la sola idea fuera un pecado.
-¿Que desea hablar conmigo?
-¿Es cierto que usted tomo el control de la organización de los orfanatos?- comento en forma apresurada y nerviosa.
-Sí.
-¿Sabe usted que yo trabajo para esa organización?
-Sí, tengo los expedientes y datos de  cada uno de los empleados que conforman esa organización.
-¿Es cierto que los empleados de esta organización están siendo eliminados?-una sombra de miedo cubrió su rostro.
-Usted no corre ningún peligro, y no se ha eliminado a nadie.
-Gracias, me disculpo por mi atrevimiento- bajo la cabeza mientras tensaba los brazos y puso sus puños sobre sus rodillas.
-Hace un mes cada uno de los miembros de la organización recibió un mensaje donde se le describen las obligaciones que tiene que cubrir, algunos de esos miembros no estuvieron de acuerdo y se tuvo que prescindir de sus servicios, ellos son los que fomentaron dicho rumor, lo cual obviamente es falso, el dar estás explicaciones me resulta molesto y me irrita.
El miedo apareció de nuevo en su rostro.
-Le suplico que me disculpe, solo que tuve miedo y....
-¡Basta!- la interrumpí en forma autoritaria- retírese y no vuelva hasta que sea la hora de llevarme a la junta, esto ya me puso de mal humor y requiero serenidad para lo que viene.
Ella se retiró en forma humilde y escuche como soltó el llanto en el pasillo fuera de mi habitación.
1 hora y media después nos dirigíamos a las oficinas para la junta, yo puse cara seria como de enojado mientras ella se le veía claras muestras de que lloro por un buen rato.

La junta resulto muy festiva las chicas se veían alegres y relajadas, me dio gustó ver que las vacaciones que tomaron les sirvió para mejorar su estado de ánimo.

Las ganancias, eran buenas, el problema siempre resulto el manejo de impuestos y que mis beneficios no afectaran a los demás porque eso sería contraproducente a largo plazo eso siempre es lo que más tiempo me lleva calcular, decidí enseñarles a las chicas como realizo los cálculos de estas operaciones para aligerar mi carga de trabajo, esto independizaría a la empresa europea dejándome solamente las decisiones de inversión que es solo el 30% del trabajo que realizo actualmente, al inicio fue difícil no el hecho de que realizaran los cálculos (eso lo aprendieron inmediatamente) ya que no me comunicaría con ellas cada lunes sino una vez cada 3 meses, eso provoco una especie de shock entre ellas el cual aún no sé cómo manejar, pero me deja tiempo para la toma de decisiones de las empresas asiáticas y atender mis asuntos personales.

Mientras preparaba mis maletas en la habitación del hotel recibí la visita de Liza, ella se mostraba muy serena, me llamo la atención el hecho de que estaba más arreglada de lo habitual lo que la hacía ver espectacular, casi me dejo sin respiración cuando abrí la puerta de mi habitación y la encontré parada en el umbral del cuarto, me resulto difícil poder hablar con ella sin mostrar emociones que me delataran:
-Que gustó verte, ¿Vienes a despedirme?- sentí las palabras muy forzadas debido a mis nervios.
-En cierta forma, pero los motivos de mi visita son otros, ¿no me invita a pasar?
-Claro adelante- la invite a pasar y cuando cruzo a mi lado pude percibir su perfume, rayos me está siendo muy difícil serenarme.
Liza se movía en forma un tanto felina, no sé si era mi imaginación (calentura diría yo) pero sentí que ella me estaba coqueteando.
-Me permites sentarme.
-Por supuesto- me apresure a ofrecerle una silla, sin embargo ella tomo asiento en la cama, parecía interesada en la ropa que estaba acomodando en la maleta.
-El aroma de tu ropa- tomo una de mis camisas y la olio como si lo disfrutara, mis piernas perdían fuerza, me esfuerzo para no babear- siempre me ha gustado tu aroma- froto mi camisa lentamente sobre su pecho.
Tome toda mi fuerza de voluntad y tomando una actitud lo más seria posible le pregunte:
-¿Qué es lo que deseas?
-¿No es obvio?
-No juegues con eso.
-No estoy jugando, además no creo que sea la única que tenga planeado seducirte, ya todas estamos hartas de la ostentación de Isabela.- puso una cara de puchero mientras arrugaba mi camisa.
Ya más tranquilo me senté con el único fin de ocultar lo que era evidente.
-Me podrías explicar por favor de que trata todo este asunto de Isabela.- coloque mi codo en la pequeña mesa el puño en mi mentón tomando una pose del pensador ya que al cruzar la pierna se ocultaba cierto problema, Liza sonrió maliciosamente al parecer se dio cuenta.
-Ella siempre presume de que es su amante y que por eso usted siente un cariño muy diferente hacia ella, eso la hace sentirse superior a nosotras.- Se recostó de lado en la cama en una pose muy fotogénica.- Por lo que veo no te resulto tan indiferente, y las otras también te deben parecer..... Digamos interesantes- jugo con su cabello mientras sonreía, me sentí como un ratón ante un halcón (nunca la compararía con un gato ella es demasiado hermosa)- que le parece si nivelamos las cosas, digamos que para bien del ambiente laboral de la empresa.
Puse una cara seria, la mire en forma un tanto retadora:
-Sería más sencillo si hablara con Isabela.
-Pero no sería tan divertido, además de que es algo que todas deseamos, ¿que acaso no se había dado cuenta?- cambio a una pose de boca abajo y las manos en la barbilla, parecía que estaba en una cesión de fotos en las cuales las poses tenían un propósito el cual claro que se estaba logrando.
-Respeto y confianza es lo que siento por cada una de ustedes incluyendo a Isabela, el cariño que les tengo es igual para todas.
-¿Respeto y confianza?, que le parece si le agregamos deseo y...- una risita se le escapo- digámosle amor, usted puede hacernos lo que quiera, desde un principio ha sido así, esa es la forma en que fuimos criadas y créame que con usted estamos gustosas a cumplir.- se levantó de la cama y camino lentamente hacia mí.
-Dejémoslo para cuando tengamos más tiempo.
-Ya cambie el boleto para el vuelo de mañana, además de que ajuste su agenda para que no tenga contratiempos.- paso su dedo lentamente sobre mi pecho.
-Tan segura estás de lo que va a pasar.
-Lo he estado planeando desde antes del viaje a Cancún, no crea que se me va a escapar.-se sentó en mis pierna y acaricio mi rostro.

Mire por la ventanilla del avión, las nubes eran escasas y el cielo se ve imponente, no me siento cansado a pesar de que no dormí nada, estoy completamente relajado, estoy feliz, no había tenido la mente en blanco desde hace ya tanto tiempo.

Me dirijo a San Antonio, tengo algunos asuntos pendientes con su Universidad, Todo con motivo de un intercambio de proyectos de su universidad con la mía, los profesores les pareció adecuado que les presentara mi proyecto de determinación de fluctuaciones de mercado a corto y mediano plazo, esto me resulta sencillo además de divertido.

Mi hospedaje es sencillo, no tengo que compartir habitación con nadie y me proporcionaron todo lo que necesito, lo espartano de la habitación me resulta agradable y hasta confortable, ya tengo todo listo para la exposición a los catedráticos

La presentación paso sin pena ni gloria, la cara de los maestros era de escepticismo, parece que lo que les expongo no los convence.

En la cesión de preguntas me muestran sus dudas de que mis métodos puedan funcionar en la vida real (una risa mental me ataco de repente), si ellos supieran que son los mismos métodos que utilizo para el manejo de mis bienes en Europa y Japón, al parecer mis ideas no concuerdan con lo que ellos consideran el método correcto.

Al dar un último paseo por la universidad me encuentro con un grupo de jóvenes que habían expuesto después de mí y me abordan en forma intempestiva:
-Clásico ratón de biblioteca, aunque no tienes pinta de Nerd- me lanzo el comentario el que parece líder del grupo, el clásico gringo güero atlético.- te invitamos a una fiesta, sirve de ves mujeres en lugar de libros y cifras.
-No gracias, tengo un vuelo temprano y no puedo desvelarme.
-Entonces porque no simplemente no duermes y amaneces en aeropuerto.- su tono burlón desapareció, parecía que me hablaba en serio.
-No gracias, son ustedes muy amables- les hable en tono amable quería deshacerme de ellos lo antes posible.
-Las cartas sobre la mesa, queremos hablar- todos tomaron una actitud muy seria.
-Ustedes dirán.
-Lo que expusiste, realmente crees que funcione.
-En teoría sí.
-Mi padre está interesado en eso, vio tu conferencia en línea y me pidió que te contactara.
-Toda la información está en mi tesis la cual como sabes son públicas y va ser publicada en cosa de un mes, no veo la necesidad de esta reunión.
-¿Que acaso no te interesa hacerte rico?
Sonreí en forma un tanto burlona.
-No me interesa.
Ellos enmudecieron, al visualizar la estilizada figura de una mujer que se acercaba en forma elegante y fluida, la reconocí al instante y pensé que su nombre nunca la había descrito tan bien como en este momento “Ángel” se ve impresionante, su larga cabellera rubia enmarca su bello rostro simétrico y con finas facciones, sus ojos azul acero se posan en mí:
-Espero que no le moleste si lo interrumpo.- dijo en forma segura y alegre, parece que está consciente del efecto que causa en nosotros, tomo una pose de diva a la que hay que admirar y créanlo estamos más que dispuestos a admirarla, por fin pude salir de absorto y con voz lo más firme que pude le cuestione:
-¿Creí que estarías ocupada en París?, me sorprende verte en este lugar.
-Es mi turno y créame que no pienso desaprovecharlo- sonrió maliciosamente y me tomo del brazo- lo siento chicos me lo tengo llevar- me jalo en forma gentil hacía un auto deportivo que se encuentra estacionado a unos pocos metros de nosotros, al ver a los jóvenes que antes me estaban interrogando solo vi los rostros pasmados los cuales me indicaban que eran incapaces de reaccionar ante semejante mujer.
-¿Bonito auto?- mencione en tono ligeramente burlón.
-Es rentado, quiero provocar cierto impacto- voltio a ver a los chico y sonrió al percatarse de cómo nos miraba- y creo que lo logre.
-Dudo mucho que siquiera se fijarán en el auto.
-Significa que le agrada como luzco.-incremento la presión de mi brazo contra su cuerpo.- ¿Desea conducir?
-No soy buen conductor mejor toma tú el volante, por cierto ¿qué es eso de los turnos?- le pregunte mostrando algo de indiferencia.
-No voy a arruinar las sorpresas que les esperan, pero por hoy usted es todo mío.
Subimos al deportivo y salimos de la ciudad.

Ya de regreso en Monterrey, me siento muy bien, alegre y desbordante de energía, en pocas palabras Feliz.

Los compañeros de la universidad me comentan que he cambiado que ya no me muestro hermético ni huraño al contrario que me comporto sociable y amable, también mi maestra de baile me indica que estoy mucho más alegre, hasta mi pareja de baile que siempre se portó seca y malhumorada conmigo ahora se porta dulce y gentil.

La única persona que no ve en mi un cambio positivo es mi vecina, con la cual convivo brevemente pero diariamente, nuestras conversaciones se limita a un saludo y a preguntarnos como estamos y como nos ha ido, ella ahora simplemente alargo la conversación comentándome que ya no ve en mi la cara de seriedad que me caracterizaban y que parece que mi actitud relajada puede estropear la confianza que transmito a la gente, el bajón de la nube fue duro pero necesario, me estoy dejando llevar por mis emociones y no es conveniente que esto socave mi autoridad.

Endurezco mi corazón y dejo de volar por las nubes con los dulces recuerdo de Liza y Ángel, suena el teléfono es Numiko la asistente personal del señor Yamura, me indica que acaba de fallecer, que sufrió un accidente en la regadera del baño y se desnuco, fue una muerte instantánea, llego la hora de poner en marcha mi plan de contingencia.

El funeral fue emotivo y muy lujoso, personajes de todo el mundo financiero acudieron a dar el pésame
entre las personas presentes encuentro al joven gringo que me encontré en la Universidad de San Antonio acompañado de un hombre mayor el cual deduzco es su padre, se acerca y me saluda en forma escandalosa el hombre mayor lo aparta y lo reprende:
-Disculpe el atrevimiento de mi hijo, ignorábamos la talla del personaje que tratamos en la universidad, de haber sabido nunca nos hubiéramos atrevido a proponerle algo- sonrió y se mostró servil, el joven se adelantó y en forma socarrona comento:
-Si esos viejos catedráticos supieran a quien estaban criticando la forma en que se manejan los negocios, a como me gustaría ver la expresión de sus rostros.
Puse un rostro serio y le indique con la mano a Shoko que por favor retirara a estas personas, fueron retirados gentilmente, lo cual al parecer lo tomaron muy bien.

Ya en la intimidad de la mansión Yamura Converso con Harimu:
-Es tiempo- Le ofrecí el asiento del escritorio de su abuelo.- Estás lista para la responsabilidad yo me he asegurado de que así sea.
-Tu confianza me abruma, pero siempre me has hablado con la verdad- Tomo el asiento y puso una cara seria.- La falta de un heredero volverá mi dirección poco confiable con respecto a seguir con el linaje de mis ancestros, ¿sabes a donde conduce lo que quiero decir?
-Si pero no o lo creo conveniente.
-Necesito un esposo que me dé un hijo.- se levantó y golpeo el escritorio.- Sé que el grupo Yamura es poca cosa en comparación al mega corporativo que has organizado con las otras empresas, pero si me dejas solas los tiburones acabaran conmigo.
-No lo harán, los tiburones que tanto temía tu abuelo ahora están bajo mis órdenes.
-¿Nuestros competidores?
-Ya hace 3 meses que han sido absorbidos por la mega corporación que mencionaste, desde este momento ya no me necesitas, estás lista para asumir el mando tanto de la empresa como de tu vida, por favor has todo lo posible por tener una vida feliz.
-Si eso es lo que quieres, entonces ¿te puedo pedir un favor?
-Claro el que quieras.
-Que tu mega corporación absorba al grupo Yamura y que la ganancia que genere me proporcione una vida de lujos y despreocupación.
-Eso significaría el fin de tu apellido.
-El fin ya estaba escrito desde que la única persona heredera es una mujer, además estoy pensando en todas las personas que dependen de la empresa y si tu asumes el mando en forma permanente y abierta me aseguro del bienestar de ellos y por supuesto del mío, por fin podré ser una mujer libre, podre estudiar lo que quiera, conocer personas enamorarme ser una persona normal sin las presiones de Yumura.
-Buen argumento, está bien, solo te pido una condición y es que en el momento que tú quieras podrás retomar las riendas de la empresa.
-Gracias- se inclinó - creo que lo primero que haré será remodelar está oficina, no veo la necesidad de mantenerla así tal vez la convierta en un gimnasio o en una salas de estar- sonrió levantó los brazos, parecía como si respirara por primera vez.

Me recuesto en la cama y sonrió, todo salió como lo había planeado.

La ceremonia de graduación será pronto, una vez que termine la escuela, estaré libre de asumir por completo las responsabilidades que me aguardan, dejare Monterrey ya que no veo la necesidad de seguir en esta ciudad.

Suspendo mis clases de baile, la despedida con la maestra y mis compañeros fue más o menos emotiva, realmente no deje mucha huella en eses lugar, le propongo a mi vecina que deje de rentar la casa donde vive, que yo le dejo la mía, que me pague la misma renta que pagaba y en 2 años la consideraría pagada, le endose la escritura y el trato fue hecho, vendí la casa y el auto que le había comprado a Isabela, al contrario de mis clases de baile la despedida de mis compañeros de trabajo de la disco fue demasiado emotiva, lágrimas y buenos deseos fueron la característica del evento.

Pase unos 15 días en mi pueblo natal, fue agradable ver los lugares donde pasé mi niñez aunque termine un poco aburrido.

Mis planes a largo plazo incluye radicar en Suiza  y Tokio en periodos de 2 meses cada uno, poco a poco creare una mesa directiva para que tome los asuntos en sus manos y poder liberarme de todas las obligaciones que he adquirido ;)

FIN


Loading...